Cómo Disfrutar tu Estancia en un Bed and Breakfast cuando Viajes

Además proveen un placentero descanso por la noche. Disfrutarás más tu estadías si sabes bien lo que puedes esperar de un B&B.

Respeta las puertas cerradas. Quedarte en un Bed and Breakfast (Cama y Desayuno) es como visitar a un pariente. Estás, de hecho, durmiendo en la casa de otra persona y deberás respetar su privacidad. Cuando llegues, te mostrarán tu habitación, te darán un tour por la casa y te explicarán algunas reglas.

Tan solo entra a las habitaciones que te han indicado que puedes entrar y abstente de abrir puertas que se supone están separadas del público para ser espacios privados para los dueños del lugar.

Habla con el dueño. A diferencia de un hotel, un B&B es una experiencia personal. Hazle saber al dueño cuando saldrás y cuando piensas regresar. Lo que es de esperar, es que luego del desayuno, pases fuera el resto del día, tal vez pases a cambiarte de ropa entre una actividad y otra.

Deja a los niños en casa. Quedarte en un Bed and Breakfast puede ser una experiencia relajante. A diferencia de lo anteriormente dicho, un B&B repleto de antigüedades y mueblería fina no es un hotel a prueba de niños. Los dueños (y demás hospedados) no apreciarán que los niños anden corriendo por todos lados.

Limpia un poco. Muchos B&B comparten los cuartos de baño. Cuando te registres, el dueño podría indicarte que uses el baño en algún lugar de la casa.

Recuerda que no eres la única persona que usa ese baño. Aunque puede sea aseado todos los días, puede que no sea limpiado entre tu uso y el de la siguiente persona, así que limpia un poco antes de salir.