Lifting: La juventud no es eterna, pero puede ser más duradera.

La moderna globalización nos ha ocasionado grandes cambios a todos los países del planeta, incluyendo modificaciones en nuestras costumbres y tradiciones propias, al igual que en nuestras creencias, solo por mencionar algunos ejemplos, sin embargo existen todavía otros cambios que son aun más notables para la población en general tales como el gran amor o afán que ha desarrollado la gente por la belleza física, la apariencia personal y la retención de la juventud.

Podemos encontrar disponibles en todo lugar al que vayamos, técnicas y tratamientos por medio de los que se satisfacen estas necesidades de belleza, entre las que encontramos las afamadas cirugías estéticas, por medio de las cuales se obtienen los resultados más profesionales, eficaces y visibles.

Entre este conjunto de cirugías se halla el famoso lifting. Con el paso del tiempo nuestro semblante empezara a denotar nuestra edad, lo cual se puede apreciar con claridad en nuestro rostro, esto debido a que la mayoría de las gesticulaciones utilizadas por el ser humano se centran en el mismo, causando de esta manera que las arrugas aparezcan. Estos rasgos son propios del proceso de envejecimiento y se harán mayores mientras el tiempo pase de manera inevitable.

El lifting es una opción que si bien no puede detener este proceso, nos provee de un medio conciso para retrasarlo de manera aparente y que de alguna forma nos quita de 8 a 10 años de encima en cuanto a nuestra imagen actual.

¿Cuál es el proceso?

El face lifting se aplica de la siguiente manera: Se marca el área a trabajar que va desde la parte inferior del rostro, comenzando por la barbilla, subiendo por los costados a la zona de las orejas y finalmente llegando a la coronilla de la cabeza a la altura del cuero cabelludo. Una vez seleccionada el área se generan las incisiones correspondientes. También se puede comenzar desde la zona del cuello, esto si se busca deshacerse de la papada en algunos casos o hacerla menos prominente, dándole así mayor estética al rostro. Las incisiones se practican en zonas de cicatrización donde los dobleces naturales del cuerpo y el cuero cabelludo disimulen el restiramiento practicado sobre la piel.

¿Qué resultados se obtiene?

Estas operaciones no tienen como fin único brindarle a tu rostro una imagen de juventud, producen también un efecto de permanencia prolongada de la apariencia obtenida tras la cirugía durante mucho tiempo, gracias al grado de tensión cutáneo que provee, ganando de este modo firmeza y remediando de manera contundente el problema de arrugas y líneas de expresión. Los resultados son duraderos y pueden ser apreciados durante muchos años por los pacientes, obteniendo así una imagen que en definitiva no habrían obtenido sin la cirugía.

No debemos olvidar que el resultado no es eterno, no existe una cirugía que pueda prometer esto. Tarde o temprano todos seremos alcanzados por la vejez, de cualquier forma y si te lo aprueba el especialista, puedes operarte nuevamente.