Tratamientos y Cura para las Hemorroides

Las hemorroides pueden producir varios problemas de incomodidad, la mayoría de las veces nada serios. En ocasiones, un cóagulo sanguíneo en la hemorroide puede causar severo dolor y usualmente requiere la atención médica inmediata.

Las hemorroides pueden exudar sangre roja fresca, ya sea que se ubique externa o internamente. Las hemorroides externas a menudo causan goteo de sangre desde el ano cuando se está sentado en el sanitario. La sangre podría verse también como una mancha en la ropa interior. Las hemorroides internas que sangran pueden presentar sangre fresca en las heces. Las hemorroides externas pueden provocar comezón, en especial, si el área está húmeda e irritada.

Una evaluación completa y el diagnóstico apropiado por el doctor es importante cada vez que ocurra el sangrado del recto o haya sangre en las heces. El sangrado también puede ser un síntoma de otras enfermedades digestivas, incluyendo el cáncer colorrectal, úlceras sangrantes, enfermedades del intestino inflamado y desgarros anales.

La cura para las hemorroides precisa del alivio de la presión y del esfuerzo debido al estreñimiento. Para ello se recomiendan algunas fuentes de fibra que se encuentran en frutas, verduras y en granos. También se recomienda algunos suplementos de fibra laxante como el psilio y la metilcelulosa.

Ciertos casos precisan pasar por tratamientos endoscópicos o quirúrgicos para cortar y destruir el tejido con hemorroides. Un sinnúmero de tratamientos de esta índole podrían usarse para quitar o reducir el tamaño de las hemorroides al interior. Por mencionar algunas están tratamientos como la ligadura con banda elástica, con la que se coloca una banda elástica alrededor de la base de la hemorroide dentro del recto. Esto corta la circulación secando el tejido y desprendiéndose en pocos días. El dolor post-operación puede durar hasta dos días, para lo que se recomienda el uso de analgésicos y baños de asiento con agua caliente por períodos de 15 minutos para aliviar la incomodidad.

La escleroterapia es un tratamiento dirigido a las malformaciones de los vasos sanguíneos y también para el sistema linfático. Se inyecta medicina para achicar los vasos y se usa en los pacientes con hemorroides para tratar las venas varicosas, con la aplicación de una solución química que se inyecta circundando el vaso sanguíneo para reducir la hemorroide.

Con la coagulación infrarroja se utiliza un dispositivo particular que emite un haz de luz para quemar el tejido con hemorroide. Puede provocar dolor e incomodidad moderados. Es un tratamiento que no precisa que el paciente repose en el hospital.

La hemorroidectomía es una cirugía que extirpa las hemorroides, aunque es un procedimiento usado como último recurso cuando todo lo demás ha fracasado. Se aplica anestesia local con sedación general. La cirugía requiere que el paciente descanse en el hospital por algunas horas antes de dar el alta.

Los tratamientos arriba mencionados pueden causar dolor e incomodidad de leve a moderado, por lo que siempre resulta mejor investigar sobre un tratamiento o cura para las hemorroides que sea natural y que no provoque tantos problemas en su aplicación. La cura para la hemorroides puede involucrar el empleo de algunas plantas medicinales como la manzanilla, ginkgo, psilio, cítricos, olmo escocés, así como tratamientos con hidroterapia.