Tratamientos Naturales y Cura para las Hemorroides

No obstante, la picazón es por lo general una señal de oxiuros o un crecimiento excesivo de cándida albicans.

A continuación se presentan algunas causas de las hemorroides: constipación, diarrea continua, esfuerzo cuando vas al baño y cualquier presión que contribuya a la congestión en las venas de esa área (como toser, estornudar o sentarse o estar de pie por mucho tiempo). Pero seamos realistas, si tienes vasos sanguíneos fuertes, estornudar y sentarte no te provocará hemorroides.

Cura para las hemorroides, opciones de tratamiento:

El primer paso con el que los doctores abordan el tratamiento de las hemorroides internas es recomendar una dieta alta en fibras y agentes que aumenten el volumen, como el metamucil. Después, recomiendan tomar laxantes para el estreñimiento. El problema es que algunas de las plantas medicinales usadas en las fórmulas laxantes, como la hoja de sen, son ásperas e irritantes. En lugar de eso, practica una dieta alta en fibra y toma semillas de linaza si tus intestinos necesitan un poco de ayuda.

Los baños de asiento diarios pueden reducir la inflamación. Consigue un lavabo o cubilete grande y ponlo en tu baño. Añade hasta 10 centímetros de agua caliente (entre 100 y 120 grados) en el cubilete y siéntate ahí por 20 minutos. Si es posible, agrega algo de agua caliente en el baño de modo que tus pies estén más calientes que tu trasero. Trae un paño frío de tal modo que no te calientes demasiado. Después, tómate una ducha fría o llena el área con agua helada y sécate bien con gentileza.

Los supositorios anti-inflamatorios (tales como Anusol y Preparación H) pueden darte alivio temporal. Pero no son la cura para las hemorroides como lo son algunas fórmulas naturales.

La ligadura es una terapia más drástica donde tu doctor ata una banda de goma estrechamente en la base de una hemorroide externa. Esto corta la circulación y la hemorroides se desprende. A menudo, es necesario repetir este tratamiento.

La cirugía puede ser una opción si tus hemorroides son particularmente grandes o dolorosas, o si el sangrado no para. Si tu y tu doctor piensan que tienen tiempo para probar otras terapias, aquí tienes algunas recomendaciones seguras.

Una Aproximacion Integral en la Cura para las Hemorroides

Mejora tus baños de asiento agregando al agua una taza del poderoso té anti-inflamatorio de manzanilla o de consuelda. Si tienes espasmos, prueba agregar un cuentagotas de tintura de raíz de valeriana.

Dos bioflavonoides cítricos, la diosmina y las hesperidinas, aceleran la curación y reducen el dolor, según un estudio francés en 120 personas con hemorroides. Toma 1,000 mg de bioflavonoides combinados junto con 500 mg o más de vitamina C.

El castaño de indias (Aesculus hippocastanum) es una planta medicinal que a menudo se utiliza junto con otras plantas para mejorar la circulación, tales como el arándano y el gingko.

El rusco o brusco (Ruseus aculeatus) es usada para las venas frágiles y varicosas, así como en ataques agudos de hemorroides. Puede reducir tanto el dolor y tratar de raíz la fuente del problema. El rusco sirve para curar la picazón y ardor de las hemorroides.

Con las hojas de avellano (Hamamelis virginiana), esta planta medicinal astringente tiene propiedades anti-inflamatorias para la hemorroides y puede usarse tanto por vía interna como externa. Bebe un té del tallo y hojas de esta planta, de dos a tres veces al día entre comidas. O, aplica un ungüento o bálsamo que contenga avellano.

Si estás interesado en un tratamiento natural paso a paso para curar las hemorroides que identifica con precisión la raíz de tu problema, entonces con la guía natural para el tratamiento de las hemorroides, ¡tienes tu problema resuelto sin dolor, sin inflamación y sin sangrado!