Detalles Relevantes al momento de comprar un disco duro externo

Acá dispones de un listado de discos duros multimedia. Para cada archivo digital imprescindible que busquemos conservar para la posteridad necesitaremos un dispositivo de almacenamiento de extensa durabilidad.

Dentro de este medio existen muchas alternativas en donde escoger, por lo que saber cuál disco duro nos conviene en virtud de nuestras necesidades es primario. Para allanar esta faena hemos diseñado esta guía de compra con las claves que hay que tener presente a la hora de adquirir uno de estos dispositivos, porque, como se verá seguido, nos hallamos ante algo más que unidades para custodiar datos.

Actualmente, el formato destacado en los discos duros portátiles han sido los discos mecánicos, que durante décadas constituyeron la principal modalidad de almacenamiento en la informática moderna. Este tipo de discos duros son más económicos y tienen una conveniente velocidad de transmisión de datos. El problema que presentan es que al disponer de piezas mecánicas, si el dispositivo recibe algún golpe puede rajarse y terminar inutilizado, aunque las carcasas se presentan ya acondicionadas para este género de infortunios. A su favor tienen por otra parte una considerable capacidad de almacenamiento.

Depende del uso que se le brinde al aparato, así determinaremos la capacidad de almacenamiento, por ejemplo: buscas un disco duro si guardarás archivos de imagen, audio y video, pero si lo utilizarás para trasladar datos de un lado a otro, entonces un disco más chico será suficiente.

En cuanto a reproducción de vídeos así como contenidos en la web, en el momento que se presentaron los primeros discos duros externos fueron pensados como una básica unidad de almacenamiento adicional para los ordenadores. Sin embargo, determinados fabricantes han podido ir más allá de esta pretensión y han agregado capacidades multimedia para que, instalados en un monitor o televisión, podamos reproducir música, series o filmes.

Si sólo vamos a aprovechar nuestro disco duro para almacenar datos y estas opciones no nos cautivan, es preferible que nos olvidemos de este insignificante sector multimedia.

Otro punto donde corresponde enfocarse es en la fuente de energía. Por un lado contamos con discos externos que cuentan con una fuente externa. Es decir, un instrumento más sobre la mesa aparte de otro conector más en el enchufe. Lo bueno de este estilo de modelos es que por lo general proporcionan una superior capacidad y su costo es poco más económico.