Pasos para Lograr Más Sin Más Complicación

Principio de Pareto

(Regla de 80/20)

El ochenta por ciento de tu éxito es resultado del 20 por ciento de tu inversión en tiempo y entrega.

Y por el contrario, el ochenta por ciento de tu tiempo de trabajo sólo contribuye en 20% a tu suceso auténtico. El secreto reside en que te enfoques en ese 20% que crea tu éxito, debido a que el resto del tiempo se desenfoca, desperdiciándose en asuntos de mínima importancia o corta duración en el tiempo. Como vemos, el principio de Pareto propone agrandar el enfoque en ese 20% que ciertamente contribuye al éxito.

Un fallo demasiado regular es mirar al trabajo como un grupo de labores cuya magnitud no diferencia una de otras. Si sostenemos esta óptica, cometeremos el grave error de considerar idénticas a cada una de las tareas, sin lograr apartar las más importantes de las menos; etcétera.

Con el principio de Pareto podemos distinguir entre las tareas que ayudan a conseguir el objetivo trazado. Dado que la mente divaga tanto, conviene enfocarnos en un 20% de calidad de trabajo que provoque frutos óptimos.

Por su supuesto, parece bastante tentador laborar un ochenta por ciento menos, no obstante podría suceder que esa comodidad se nos tornara en contra y después de un plazo, nuestro éxito y rendimiento comenzarán a mermar. Por tanto es aquí cuando se muestra la Ley de Parkinson:

"El trabajo se extiende para rellenar el tiempo disponible para su conclusión."

En la práctica: Si en cuatro horas tienes que realizar algo que originalmente ocupa 6 horas, renunciarás a cualquier distracción en pro de lo más urgente. Vale decir que el trabajo que nos hace flaquear es el que más necesitamos llevar a cabo. La clave está en poner en práctica estos 2 principios para optimizar tu rendimiento logrando más haciendo menos.

Por tanto:

* Llenarnos de trabajo de manera indiscriminada no quiere decir que estemos ocupados haciendo algo útil. Examina cuáles son las tareas relevantes y aplícate a ellas.

* Emplea el Principio de Pareto: realiza más en menos tiempo. Usa el Principio de Parkinson: Amplia el trabajo hasta que llenes el tiempo a disposición que posees para concluirlo. Al arribar a la culminación del día, encontrarás que has aumentado tu productividad más que en otras oportunidades.

* Rebasa cualquier limitación aplicando estos 2 principios y logra el éxito ansiado al mismo tiempo que reducirás el estrés