La Visión Lleva al Éxito a los Hombres

Sucede no solo en relación a lo material, sino que tienen una cantidad ilimitada de estrategias que quiza parezca no tener fin. Que aspiran a conseguir sus objetivos Esta clase de personas nos sorprenden y nos inspiran, en tanto que otros nacidos en lo que llamaríamos cuna de oro fracasan.

Y fracasan vez tras vez en diversos aspectos de la vida. ¿Qué fuerza misteriosa beneficia a unos y afecta a otros? Se llama Visión.

Tal como se oye: Los primeros disfrutan del éxito pues tienen una clara visión de su persona, de sus aptitudes y de sus objetivos, los segundos en cambio, la visión que tienen de si mismos y de su entorno no los favorece en absoluto, es negativa. Lo que hace la diferencia es la Visión.

Y para alcanzar esa visión no hay que darle cabida a pensamientos negativos o sombríos; eres el responsable de que tu visión crezca y funcione, hasta que reuna las condiciones de aumentar tu productividad y te vuelvas capaz de conseguir tus propósitos en la vida.

¿Resulta ilógico que una visión pueda lograr ese objetivo? Pues, no lo es para nada. Las grandes visiones se apoyan en grandes ideas y grandes novedades.

Fíjate que si te concentras en una área del ciclo de la vida que buscas enriquecer mediante tu visión, muchas cosas comienzan a darse: te imaginas lo que siempre soñaste para esa área (supongamos que es tu carrera) y ya ves las innovaciones que conseguirías hacer en esa área, renovación de tus estudios, agrupación con otras personas afines para lograr nuevos objetivos...Todo eso sucede porque ya posees una visión para tu vida en ese área.

Y a fin de aumentar todo este conocimiento tienes que conocer el Ciclo del Éxito.

El ciclo de éxito comprende dos movimientos, ascendente o descendente, eres tú quien dirige el flujo de ese movimiento hacia arriba o hacia abajo.

Ahora veremos cómo.

Si tienes una visión positiva de tus planes, al menor indicio de éxito, dices: Sabía que lo lograría...

No obstante, si con bastante facilidad pierdes el entusiasmo o cuentas con una pobre visión de tus aptitudes, el más pequeño rastro de fracaso o un bloqueo dirás: Ya sabía que no lo lograría...

La retroalimentación del ciclo del éxito no es casual, dependerá de nuestra visión

Nuestros tres pasos aquí son:

- Reconocer que ya poseemos una visión de nosotros mismos y de nuestra situación.

- Esforzarnos para que esa visión sea un aspecto positivo, en consecuencia, ésto disminuirá tu estrés.

- Encaminarnos al área de nuestra vida que en primer lugar queremos impulsar y poseer una visión sincera de nuestro éxito en esa zona, ya sabemos que la visión forma los resultados de nuestro proceder.