El Éxito Dependerá De La Visión

Y no sólo se trata de éxito en el aspecto material, es un hecho que poseen un don que domina diversos aspectos de la vida que les facilita conseguir sus objetivos Este tipo de personas sorprenden e inspiran a los demás, en cambio, otras personas que han nacido en lo que conocemos como "cuna de oro" fracasan.

Estrepitosamente una y otras en todos los aspectos de la vida? ¿Cuál es la misteriosa fuerza que favorece a los primeros e ignora a los segundos? Esa fuerza es la visión.

Sí, como lo has oído: los primeros poseen una clara visión de sí mismos, de sus objetivos y de sus aptitudes, más los segundos carecen de ella: manifiestan una visión negativa de sí mismos y las situaciones que los rodean. La visión hace la diferencia.

Y para alcanzar esa visión no hay que darle cabida a pensamientos negativos o sombríos; eres el que logrará que tu visión crezca y funcione, hasta que reuna las condiciones de aumentar tu productividad y seas capaz de conseguir tus objetivos en la vida.

¿Quiza parezca ilógico que una visión pueda alcanzar ese objetivo? Pues, no lo es para nada. Las grandes visiones se acompañan de grandes ideas y grandes novedades.

Cuando te concentras en una área del ciclo de la vida que quieres mejorar a través de tu visión, diferentes circunstancias se comienzan a manifestar: visualizas lo que siempre has pensado para esa área de tu vida (digamos que se trata de tu carrera) y piensas en los cambios convenientes para esa área: cambios en tus estudios, buscas nuevos prospectos idoneos para alcanzar nuevas metas... Ésto sucede porque esa área de tu vida ya cuenta con una visión.

Pero para mejorar todo este conocimiento tienes que conocer el Ciclo del Éxito.

El ciclo de éxito consta de dos movimientos, ascendente o descendente, eres tú quien dirige el flujo de ese movimiento hacia arriba o hacia abajo.

Ahora veremos cómo.

Si tienes una visión positiva de tus planes, al menor indicio de éxito, dices: Sabía que lo lograría...

Por el contrario, si te amilanas con facilidad o tienes una visión borrosa de tus posibilidades, a la menor señal de fracaso o estancamiento, dirás: Sabía que no lo lograría.

La retroalimentación del ciclo del éxito no es fortuita, dependerá de nuestra visión

Lo haremos en tres pasos:

- Establecer que ya poseemos una visión de nosotros mismos y de nuestra situación.

- Esforzarnos para que esa visión sea un elemento positivo, en consecuencia, ésto te aliviará tu estrés.

- Enfocarnos al área de nuestra vida que deseamos potenciar en primer lugar y crear una visión sin censura de nuestro éxito en esa zona, sabiendo que la visión forma los resultados de nuestras acciones.