Inteligencia emocional para profesionales del coaching

A fin de lograrlo, los profesionales del coaching se hallan poniendo en práctica una técnica, que aún cuando no es nueva, todavía no se ha aplicado tanto como se debiera. Se trata de la Inteligencia Emocional, ésta nos posibilita manejar de manera apropiada las emociones, nos enseña a administrar la gran energía que genera una vez que su presencia e intensidad se libera, desarrollar sensibilidad y conciencia sobre el aspecto emocional; éste puede poseer gran trascendencia en la toma decisiones y en el propio desempeño.

Por ello, el Coach tiene que aprender primero a aplicar sus respectivas emociones, a modo de luego buscar infundir su aprendizaje en los clientes y en las personas que asesora. Comenzando por darle la bienvenida a todas las emociones, sean positivas o negativas, porque en cada una puedes sacar partido para tu beneficio en el desempeño. Tal es el caso de la ira o la furia, el miedo o la angustia, las cuales producen un cumulo de energía por encima de la media la cual puedes revertir en tu trabajo a modo de conseguir más de lo que harías en estado normal e inerte.

Muchas veces el desenvolvimiento de las personas es inferior a sus capacidades porque están presentes emociones ocultas, que de no liberarse te hacen mal. Es el caso del rencor, los celos, la envidia, las cuales se anidan en el subconsciente para afectar en forma silenciosa en desempeño. Toda vez que logras descubrir su presencia y abres la llave para liberarlas de su prisión, en este instante dejaran de afectarte y podrás potenciar tu mejor rendimiento.

No disponer de conocimiento de la inteligencia emocional o ignorar su magnitud, perjudicará tu proceso de coaching y reducirá los objetivos que te has fijado. De ninguna forma pretendemos que te enfoques solo a la inteligencia emocional, pues hay otros factores que se encuentran involucrados en el desempeño profesional como el liderazgo, el conocimiento, la técnica, las relaciones, el trabajo en equipo, la actitud y aptitud. Pero ciertamente las emociones influyen y si tampoco les das la importancia que tienen reducirás tu campo de actuación y logro.

La inteligencia emocional para profesionales del coaching es sin duda una herramienta valiosa, que debes aprender, cultivar, desarrollar y aplicar, en tus sesiones de análisis del desempeño del cliente. No obstante deberás saber la forma de decirlo, porque aún no existe un ambiente favorable en el entorno empresarial acerca de las emociones. Tal vez por creencias de que las emociones hacen daño, hechos inculcados de que las emociones se deben ocultar y nunca expresar, y otras tantas preconcepciones.

Nuestro consejo es que creas en la inteligencia emocional, aprovéchala en tus procesos de coaching, pero desarrolla bien la forma de presentar la técnica, para evitar inconvenientes desde el inicio, y espera a que los resultados la vendan de forma natural