Recetas fáciles para adelgazar, Método Gabriel

Nuestros cuerpos están perfectamente compuesto de agua, alrededor del 70%, aún cuando debido a los hábitos disfuncionales para comer y no beber agua es el caso de muchas de las personas en distintos países del mundo. Es tan frecuente que, sencillamente no reciben suficiente agua en su dieta.

Según la información obtenida del libro de el Método Gabriel, muchos de los refrescos y las bebidas que consumimos tienen azúcares, saborizantes y colorantes artificiales, que, en vez de calmar la sed, no cumplen con lo que su cuerpo efectivamente está buscando, en primer lugar. Luego pues a tener sed y beber las cosas nocivas nuevamente. Y entramos en un circulo vicioso. Esto es lo que Jon Gabriel identifica como la trampa de FAT y lo evidencia en su metodo Gabriel. Eso resulta cuando su cuerpo comienza a acumular la grasa, porque al comer y beber las cosas perjudiciales, que le han dado la falsa sensación de que están sufriendo hambre, por lo que su cuerpo responde mediante acumulando grasa para estar a salvo o al menos eso pretende. Una forma de apagar el interruptor de grasa y, por fin comenzar a perder peso, en vez de ganarlo, es beber más agua en su condición más natural.

Por cierto, ésto le ayudará a eliminar la necesidad de consumir altas calorías. La mejor es el agua mineral, aún cuando una buena solución es el agua purificada con filtro. El cloro en el agua del grifo elimina a las bacterias y microorganismos que se hallan en el cuerpo para lograr una buena digestión. Los gurús en dietas aconsejan beber un mínimo de 8 vasos de agua al día.

El agua potable antes de las comidas es una forma eficaz de reducir el apetito. Le sugerimos beba un par de vasos de agua antes de las comidas y es probable que observe que termina comiendo menos. Trata de beber agua en vez de comer para ver si su cuerpo es en realidad tiene sed y no hambre.

Amplíe la información visitando: El método Gabriel