Estocolmo, de las capitales más bellas del mundo

Fantástico, comenzamos desde el Aeropuerto de Estocolmo skavsta, en donde con toda seguridad te encontrarás al llegar. Este aeropuerto se localiza a unos 100 kilómetros al sur de la hermosa capital sueca; se usa básicamente por aerolíneas económicas, hay que decir a buenos precios y atenciones. Como bien sabrás también hay otras compañías las cuales usan el Estocolmo Arlanda Airport, en la antigua ciudad de Nyköping, a unos 7 kilómetros de distancia. Deberás considerar que podrás cambiar en el mismo aeropuerto la moneda de tu país por las suecas, SEK, y de ese modo poder circular por el país relajadamente.

Antes de comenzar este proceso, tienes que considerar en qué lugar te alojaras durante el tiempo que dure tu viaje allí, y es que hay bastantes alojamientos en Estocolmo, si indagas bien en la red vas a ubicar en un inicio los mas famosos o más, por así decirlo, regentados.

El que ver en Estocolmo, es algo que todo el tiempo vas a tener presente, si piensas viajar allí has de consultar a que sitios ir y como podrías divertirte en el caso de pasear o bañarte, sí bañarte.

Poder darte un chapuzón en el centro de la ciudad es un privilegio que Estocolmo permite con bastante orgullo. En el bello centro y en sus alrededores hay muchos lugares para bañarse al aire libre los cuales, en verano se regentan de forma tan natural que parecen hormiguitas buscando azúcar. Langholmsbadet, Ralambshovsbadet y Reimershomer son los puntos más comunes para hacer este tipo de diversión tan relajante.

La bella ciudad de Estocolmo, sin lugar a dudas una de las mejores capitales del mundo, esta formada por 14 hermosas islas unidas entre ella por medio de unos grandes y decorados puentes, justo unos 57 puentes.

Aire puro rodeado de verde y unos edificios tan radiantes, al lado del agua, caracterizan por completo la ciudad y a sus habitantes, el parque nacional que beneficia en la gran urbe ante la contaminación, es el primero en todo el mundo en su categoría, inflamando los pulmones de cada una de las personas que transitan sobre sus calles.

No desperdicies más tiempo ni momentos de diversión y ve a Estocolmo, deléitate cada instante.