Balanced Scorecard: 4 razones para que fracase un Plan Estratégico

Aunque, hay organizaciones en las que el Plan Estratégico falla. En ocasiones, el Plan Estratégico resulta estar formalmente bien elaborado, pero no consiguen ejecutarlo. Revisemos ciertas razones para que ello suceda.

Plan Estratégico, cuatro razones que lo llevan al fracaso

1ra. razón

La mayoría de los directores y gerentes no comprenden o no logran discernir cuál es la estrategia base de su organización, expuesta dentro de su Plan Estratégico.

Ocurre con bastante frecuencia cuando yo les pregunto: "cuál es la estrategia aprobada", me contestan: "¿aumento de ventas?", "¿satisfacer clientes?", por comentar algunas. Sucede que están confundiendo Objetivos con Estrategia.

2da. razón

Algunas organizaciones acreditan Planes Estratégicos en los que no figura ninguna estrategia (¿no es contradictorio?). Simplemente efectúan la formalidad de contar con Visión, Misión, Valores y Políticas.

3ra. razón

Los Planes Estratégicos suelen copiar los anteriores, con muy pocas modificaciones sustanciales. La innovación estratégica suele estar ausente en el 90% de los casos.

4ta. razón

Los insumos que se ocupan para la construcción del Plan Estratégico normalmente son subjetivos, carentes de cierto rigor científico, sin base matemática de ningún tipo.

Tres motivos para que no se pueda llevar a cabo el Plan Estratégico

1er. motivo

Los directores, gerentes y colaboradores de la organización operan de manera asincrónica.

Cada quién opera en lo suyo, como si nada más tiene que dar cuentas de lo que cada uno alcanza y defiende. Cada uno de estos miembros de la organización se proponen propósitos independientes de la estrategia de la organización.

2do. motivo

No hay un presupuesto estratégico. Únicamente hay un presupuesto operativo, lo que provoca que no sea fácil lograr que se autoricen inversiones para ejecutar actividades vinculadas con el Plan Estratégico.

3er. motivo

Ciertos directores o gerentes generales, cuando se aprueba el Plan Estratégico, lo guardan en un cajón del que nunca volverá a salir. No lo comparten en ninguna reunión de gerentes y toman las decisiones operativas sin dedicar tiempo a las decisiones estratégicas.

Encontramos una respuesta y se llama: Balanced Scorecard

El Balanced Scorecard, Cuadro de Mando Integral o Tablero de Comando asegura que la Estrategia sea de todos, todos los días, al traducir el Plan Estratégico en Objetivos.

Cuando se sincronizan los procesos con la estrategia, el Balanced Scorecard alcanza una labor bien sincronizada y alineada para obtener las metas propuestas que harán realidad la Visión de la Organización.

El Balanced Scorecard ofrece cuatro expectativas y cada una de ellas tiene un cúmulo de objetivos, indicadores, inductores, metas y planes de acción que ayudan para alcanzar los objetivos y la Visión del Plan Estratégico.

La organización se halla así alineada en base a una estrategia clara y concisa.

Balanced Scorecard, FODA y FCE

Siendo que la Estrategia sustenta al Balanced Scorecard, un Plan Estratégico ha de ser elaborado enfocándose en los objetivos reales que proceden de los Factores Críticos de Éxito (FCE), ellos establecen los resultados a los que aspira la organización. Determinar objetivos sin antes haber haber identificado los FCE es similar a conducir un coche sin luces en la noche.

Es necesario que los FCE sean estudiados como Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas de la organización por medio de un análisis FODA objetivo, racional y con rigor científico. Debido a que eso marcará a la organización la dirección a seguir en los próximos tres o cinco años.

Te invito a ampliar información sobre:

http://www.tablerodecomando.com/balance-score-card-balanced-scorecard-usos-ventajas-bsc/

BSC

Softwarel