Relevancia de la Publicidad Exterior en la Estrategia Comercial

La publicidad exterior puede presentarse en muchos formatos como carteles, vallas publicitarias, rótulos luminosos y todo género de soportes concebidos y colocados en sitios públicos con gran actividad como espectáculos, encuentros culturales y eventos deportivos.

Generalmente la publicidad exterior se emplea como refuerzo y complemento a campañas publicitarias promovidas en diferentes medios como la televisión y la prensa sirviendo de recordatorio de los mensajes enviados por estos.

Ubicando la publicidad exterior en puntos relevantes se obtiene un inmenso número de impactos. A su vez, la publicidad exterior puede estar encarrilada a determinados segmentos los cuales son difíciles de alcanzar a través de los medios habituales como la prensa o la televisión pese a que en términos generales hay que asegurar que la publicidad exterior va orientada a todo el mundo pero a ninguna persona únicamente.

Unos de los grandes inconvenientes de la publicidad exterior es que los buenos puntos suelen encontrarse ya ocupados por los anunciantes más importantes y asimismo resulta demasiado complicado medir el impacto producido y analizar el retorno de la inversión.

Generalmente resulta conveniente situar la publicidad exterior en puntos mejor vinculados con el producto a manera de generar más impacto en los clientes potenciales.

Ejemplo de esto puede ser la publicidad de equipamiento deportivo cerca de gimnasios y pabellones deportivos.

Si bien estamos familiarizados mayormente con la publicidad exterior en lugares fijos, al mismo tiempo ha cobrado auge el empleo de carteles en el servicio de transporte público, así como en vehículos remitidos en especial a este objetivo. Este tipo de publicidad exterior es mejor conocida como roadshow o evento exterior publicitario.

Existe lo que se denomina publicidad exterior móvil con vehículos publicitarios como autobuses publicitarios o un camión publicitario o hasta un trailer proporcionando de esta forma el lanzamiento de una campaña a través de un itinerario.

La clave para el éxito de la publicidad exterior es conseguir una composición perfecta entre un mensaje atrayente y fácil a modo de captar el interés de los viajeros.