Ejemplos de Publicidad Exterior y sus Beneficios

La publicidad exterior puede exhibirse en varios formatos como carteles, vallas publicitarias, rótulos luminosos y todo tipo de soportes imaginados y situados en lugares públicos con formidable actividad como espectáculos, eventos culturales y encuentros deportivos.

Habitualmente la publicidad exterior se emplea como soporte y complemento a campañas publicitarias difundidas en otros medios como la televisión y la prensa haciendo de recordatorio de los mensajes emitidos por estos.

Situando la publicidad exterior en lugares destacados se consigue un formidable número de impactos. Al mismo tiempo, la publicidad exterior puede ir enfocada a ciertos segmentos los cuales son complicados de alcanzar a través de los medios tradicionales como la prensa o la televisión a pesar de que en términos generales se puede opinar que la publicidad exterior va enfocada a todo el mundo mas a ninguna persona exactamente.

El mayor inconveniente para la publicidad exterior es luchar contra los grandes colosos publicitarios que acaparan los espacios para anunciarse, por otro lado, es difícil calcular el impacto y los réditos de la inversión.

Habitualmente es más provechoso instalar la publicidad exterior en sitios mejor vinculados con el producto a modo de provocar mayor impacto en los clientes potenciales.

Prototipo de esto puede ser la publicidad de ajuar deportivo alrededor de gimnasios y pabellones deportivos.

Hay infinidad de soportes de publicidad exterior como vallas publicitarias, rótulos y carteles mas además es bastante frecuente el uso de carteles en el transporte público e inclusive el uso de vehículos diseñados solamente para la campaña, esto es lo que se llama roadshow o un evento exterior publicitario en el que se hace un itinerario particular con un vehículo diseñado y creado para la ocasión.

También conocida como publicidad exterior móvil, acá se puede usar vehículos publicitarios tipo autobuses publicitarios, camión publicitario y hasta un trailer, con los cuales determinar un itinerario para el recorrido de la campaña.

La clave para el éxito de la publicidad exterior es conseguir una mezcla perfecta entre un mensaje cautivador y asequible a modo de llamar el interés de los viandantes.