Seguridad con blindaje de puertas

Con el propósito de librarte de ese tipo de dificultades están las puertas blindadas. Están dos formas de blindar las puertas, ya sea mandando a elaborar una puerta conforme a los requerimientos, necesidades y presupuesto del comprador o aplicar el blindaje de puertas en las ya dispuestas. Ese último proceso se trata de reforzar los puntos y partes más débiles y vulnerables de la puerta. Esto se logra recubriendo una o ambas caras de la puerta con placas de acero de ciertos milímetros de espesor, se aplican flejes de acero a los lados de la puerta a modo de ofrecerle una mayor fortaleza, también el cambio en el tipo de cerradura, se refuerza el marco y las bisagras, ya que todo este material añade peso extra. Se tendría la opción de ponerle pernos fijos, al final se le da el acabado similar al que tenía la puerta antes del blindaje.

La segunda sugerencia es el mandar a fabricar una puerta blindada, ésta consta de una estructura formada por varillas de acero, tanto vertical y horizontal, las cuales va entre dos laminas de acero, aplicándose al interior un relleno a prueba de fuego y que a su vez da aislamiento acústico, con el propósito de resguardar la privacidad de la estancia. Ello va acompañado de un marco en acero y una cerradura multianclaje, aumentando su seguridad por que podrán cerrar incluso los 4 lados de la puerta. A la vez incluyen bisagras especiales para soportar el peso de las puertas, el cual puede rondar por los noventa kilogramos.

Como se puede comprobar, hay diversas posibilidades además de incrementar el número de cerraduras, con el propósito de hacernos de una puerta segura. El blindaje de puertas es una solución que nos da seguridad, tranquilidad, que respeta la estética del lugar y que nos protegerá de potenciales intrusos.