Departamentos en La Florida, en Las Condes o en Santiago Centro, Chile

No te miento cuando te aseguro que he vivido en bastantes departamentos en múltiples ciudades, muchas las cuales ya ni me acuerdo. El de mi abuela en el complejo de departamentos en Las Condes es el que más recuerdo. No soy gitana, pese a que me gustaría, solamente un tanto ambulante. Tengo gran experiencia en enfrentar la condición de hallarme en cada nuevo barrio con mis maletas en mis manos. Es de esa forma como he asistido a diversos colegios y universidades. He aprendido a habituarme y vivir con la máxima de "a donde fueres haz lo que vieres".

Me divierto imaginando si hubiera tenido amistades de toda la vida que hubieran crecido en el mismo barrio conmigo. A veces desearía estar con mi madre llenando el estómago con los platillos que ella amorosamente cocina, al tiempo que tenemos una amena charla. Anhelo pasar unas vacaciones de verano sin necesitar hallar dónde vivir. Te puedo asegurar que compartir un lugar común con extraños es invitación segura para el fracaso, así como me pasó cuando estuve en el complejo de departamentos en La Florida.

Se ve simplista, pero todo lo que deseo es lograr mis sueños en éste mismo sitio. Un rincón donde predomina el amor, la seguridad y el entendimiento. Te digo algo, mi familia parece tomada de una pésima película de los noventa, con padres disfuncionales y los hermanos todos repartidos por donde sea.

Las circunstancias me han forzado a crear mi hogar en cualquier lugar, en espacios que se tornan salas multipropósito, donde se duerme, se hacen encuentros, se estudia y se reciben visitas. Soy muy hábil para instalarme, así saco partida de mi breve permanencia en un mismo lugar. Parece extenuante, no lo dudo, no tienes ni fuerzas para construir robustas amistades que más adelante debes de dejar en el olvido. Te juro que me gustaría vivir en una caverna grande, donde no tuviera urgencia ni de salir a buscar el sustento.