Revisión de la Nueva Tableta Samsung Galaxy 10.1

La tableta Samsung Galaxy 10.1 ofrece casi las mismas especificaciones que su secuela incluyendo una pantalla de 10 pulgadas, pantalla PLS de 1280x800 procesador dual-core 1GHz con chip TI, 1GB de RAM y un mínimos de 16GB de almacenamiento interno.

Es más, esta generación es ligeramente más gruesa y pesada además arroja el flash LED que está ubicado en la parte de atrás. Pero hay un detalle que no hemos mencionado todavía; además de suavizar las especificaciones Samsung redujo el precio de esta tableta aproximadamente 100 dólares, por lo que ahora empieza en 400 dólares.

Claramente, entonces, la versión 10.1 se ha convertido en una tableta de gama media, mientras sea usada como lo mejor que Samsung pueda ofrecer. Esto es una buena noticia para los compradores tacaños, pero Samsung tiene un pequeño problema en sus manos. Este es salir del sartén al fuego, es decir, salir al mercado para competir contra otras tabletas realizadas por compañías como Ace, ASUS e incluso Apple, entonces ¿Cómo puede Samsung 10.1 compararse con las demás? ¿Puede ser una ganadora en la categoría de nivel medio por lo menos? Vamos a ver.

Samsung no piensa alejarse de su Original Sentido de la Estética

Las dos tabletas 10.1 son difíciles de distinguir ya que ambas tienen procesador dual-core, 1GB de RAM y 1280x800 IPS como pantalla. Mantenga ambos delante de usted y la diferencia es obvia, aunque claro que Samsung no está dispuesto a alejarse de su probada y verdadera estética.

Al igual que la original, esta tiene una parte posterior de plástico que parece inmune a los arañazos y a las huellas dactilares. Esta vez sin embargo Samsung ha adoptado un acabado mate de plata, en oposición al blanco, finamente modelado de nuevo como el modelo anterior, eterno y discreto.

Sin embargo aunque la calidad de construcción no ha cambiado, Samsung, hizo la tableta de la segunda generación más pesada y gruesa (1.29 libras/41 pulgadas vs. 1.25/33 pulgadas).

Eso no sería necesariamente un problema, después de todo, las tabletas más gruesas traen más larga duración a la batería pero este caso en particular, es una lástima que la segunda generación sea más gruesa que el modelo original. Pero en conclusión no hay nada malo con la manera como se ve o se siente la nueva tableta Samsung Galaxy 10.1, solo esperamos que haya una segunda generación de productos que traiga el progreso y no una serie de pasos hacia atrás.