El orgullo nuestro compañero de viaje

Necesitamos crecer espiritualmente, para derrotar a este enemigo nuestro que es el orgullo, es una personalidad egoista que busca lo suyo propio y no sabe reconocer la labor ni el trabajo de los demas.

Si este ser interior, como asi lo quiero llamar, esta muy crecido en nosotros, anulará la obra de Dios en nuestra vida y nos dejará al margen, en la cuneta. Veremos como otros alcanzan sus objetivos, pero nosostros nos quedaremos muy atras. Lo contrario del orgullo es la humildad, entre el orgullo y la humildad esta la palabra sufrimiento, la cual hace la diferencia entre un ser espiritual y un ser carnal.

Solo basta mirar nuestra obra y nuestras reaciones, para darnos cuenta que es lo que más abunda en cada uno de nosotros.

Cuando una persona esta dispuesta a sufrir por causa de los demas y del reino de Dios, nos damos cuenta que el orgullo a empezado a menguar, pero no creas que ya lo has vencido, porque la genetica del orgullo carnal nos seguirá, y esperará un momento de debilidad en nosotros para volver a aparecer.

Es por ello que debemos sacrificarnos, y estar dispuestos a humillarnos y a ser humillados, esta será una garantia de crecimiento espiritual.