Puntos de Vista sobre el desarrollo Social

Si paseas por la plaza de la Glorieta de Elche en la tarde seguramente veras a Manolo,siempre gallardo,impecablemente vestido,con su bolsa de arroz dando de comer a las palomas,una figura emblemática de la generación que vivió en su juventud la guerra civil española.

De sentarse junto a él en un banco de la plaza,Manolo no demorará en establecer un ameno dialogo contigo,te mostrará un inagotable caudal de experiencias vividas,de forma coherente en sus puntos de vista que atrapará tu atención, siempre es interesante escuchar a una persona que como todo ser humano ha tenido avatares con experiencias negativas y positivas vividas.El cuenta de su paso por la mili, su primer permiso a los diez meses, separado de casa por primera vez siendo aún un adolecente, prácticamente un niño.Cuenta tambien sus recuerdos imborrables de cuando su madre lo enviaba hacer las compras de los alimentos regulados por una cartilla que malamente se ajustaba a pan y algo más, recuerda como los clientes se organizaban en una fila y la mayoría pedían al vendedor que les anotara para pagar cuando tuvieran dinero.

El mayor hobbie de Manolo aparte de dar de comer a las palomas es conversar y ver socializar a las nuevas generaciones en la plaza más centrica de la ciudad,contemplar sus bellos jardines y el movimiento de las personas en los comercios que mayoritariamente venden helados,muy apreciados en el verano,siempre su tema de conversación recurrente, la formación de valores en los chicos estableciendo comparaciones como era en su niñez,para el la experiencia mili forjo su carácter por la disciplina impuesta y los hábitos de conducta,algo que según el ve en falta en los chicos de hoy, lo cual atribuye a la forma fácil de obtener las cosas sin tener conciencia del sacrifio de los padres para mantener la familia. En sus recuerdos esta su primer salario en una época muy difícil en España,su regocijo de poderse comprar su primer traje con sus propios esfuerzos, prenda que cuidaba con celo para sus salidas de fin de semana aunque el no deja de reconocer que eran otros tiempos y que el mundo desarrollado impone nuevas costumbres,pero si echa en falta los buenos modales y las normas de conducta de la generación de sus nietos.

Resulta verdaderamente interesante dialogar con Manolo y conocer de su generación y sus puntos de vista,pero pienso que los jóvenes de hoy están lleno de virtudes, y sigue siendo tarea de las anteriores generaciones inculcar los valores sociales,ellos son la alegría de la familia y viven acorde al momento histórico que le ha tocado vivir, debemos estar orgullosos de sus logros en avances sociales,tales como la emancipación de la mujer y verla disfrutar de sus derechos al igual que el hombre demostrando su capacidad con creces,asi como el respeto a la orientación sexual de cada quien sin marginal a ningún ser humano, entre otros ,esto es una verdadera demostración de justicia social y son nuestros hijos y nietos los protagonistas y les corresponde por completo el mérito de haberlo logrado.