¿De qué forma definir si tu bebé tiene que comenzar a emplear andadera?

En cuanto un bebé llega a los 4 o 5 meses de edad empezamos a pensar en buscar una andadera para emplazar al bebé para que se le fortalezcan sus pies así como para que pueda caminar más pronto. Esto es erróneo dado que a esta edad nuestros bebés tendrían que pasar más tiempo en el piso de forma que sus huesos se fortalezcan más veloz.

Un bebé tiene múltiples etapas de desarrollo: primeramente se voltea, luego se arrastra, se sienta, después gatea, camina y corre.

No cometa el error de dañar la vida de su bebé saltándose las fases por las que el lactante tiene que recorrer de manera natural, pretendiendo simplificar el progreso con una andadera cuando empiece a arrastrarse.

Por querer impedir el contacto del bebé con objetos e inmundicia en el piso, demasiados padres cometen ese desacierto; por tanto, conviene más lavar bien el piso y dejar que el bebé endurezca sus huesos a lo lardo de este lapso espléndido.

No todos los bebés son similares, algunos caminan más rápido que los demás, por citar un caso, el segundo de mis cuatro hijos fue el primero que caminó, él lo hizo a los 7 meses y no me dio oportunidad de ubicarlo en una andadera como a los otros. Yo todo el tiempo espero a que mis bebés gateen para más adelante colocarlos en una andadera.

Entonces, retornando a nuestra inquietud original, ¿de qué modo saber el momento de que un bebé ocupe andadera?

Como lo dije previamente, de ninguna manera todos los bebés son parecidos de modo que eso depende de cada bebé y el padre, lo importante es que su bebé ya haya aprendido a gatear. Esta es una decisión que los padres toman individualmente.