Somos expertos en créditos rápidos

Un crédito se podría definir como una operación financiera en la que un acreedor transfiere equis cantidad de dinero a un prestatario (deudor) para que éste haga uso de ese dinero durante un período de tiempo establecido, y al fin de ese lapso deberá reintegrar al acreedor junto con los intereses establecidos.

Este procedimiento se basa en la confianza (el prestador se circuscribe a la promesa que le hace el prestatario), pues cuando el prestador entrega un bien presente (dinero) por un bien futuro se ocasiona un desfase entre prestación y contraprestación; y según el grado, asi sería la garantía exigida por el prestador. El riesgo que supone para el prestador se analiza y determina el interés a pagar por el prestatario.

Tipos de créditos

Crédito tradicional: en él se barajan un número de cuotas a convenir que incluyen un seguro por cualquier siniestro involuntario.

Crédito de consumo: se usan para adquirir bienes o cubrir pagos de servicios y suelen ser a corto o medio plazo (1 a 4 años).

-Crédito comercial: Son préstamos otorgados a empresas que pueden utilizarlos para la adquisición de bienes, pagos de servicios o refinanciamiento de deudas.

- Crédito hipotecario: Éstos son otorgados a mediano o largo plazo, de 8 a 40 años, y el banco o entidad financiera entrega una cantidad de dinero orientada a adquirir una propiedad ya construída o en proceso de construcción y la garantía de la hipoteca será sobre el bien adquirido o construído.

- Crédito consolidado: En este tipo de préstamos se reunen todos los préstamos que se están pagando en uno sólo, lo que permite bajar la tasa de interés en créditos a corto plazo.

- Crédito personal: Estos préstamos son aprobados para ser pagados en corto o mediano plazo, de uno a 6 años. Y son para personas físicas, no jurídicas, dirigidos a adquirir un bien inmueble (no propiedad/vivienda).

Crédito prendario: son préstamos para personas físicas, no jurídicas, dirigido a efectuar la compra de un bien mueble que quedará como prenda hasta saldar la deuda con la entidad.

Créditos de estudios: En España están cobrando importancia, aún cuando son mucho más utilizados en países como EE.UU y Reino Unido. Son préstamos para financiar matrículas universitarias, postgrados o estancias en el extranjero. Al estar destinados a estudiantes, los intereses pueden ser menos elevados que los de un crédito personal.

Créditos rápidos: Son préstamos de pequeñas cantidades cuyo plazo de devolución es muy corto, no suele superar el mes. También son muy utilizados en otros países como EE.UU o Canadá, mas están tomando mucha aceptación en España.