Cerrajería Automotriz

Después de el empleo inicial de los arcaicos valores de resistencia como sistema de sincronización - sujetos a trabas constantes, bloqueos y roturas frecuentes - hasta las novedosas llaves inteligentes con microchips basados en la emisión-recepción de señales radiales provenientes del sistema computarizado de los autos, ha llovido mucho para bien.

No obstante, cuando perdemos una llave, de cualquier clase de cerrojo que sea, la inseguridad nos acecha a cada momento. Puesto que aún cuando se pueda proseguir con toda normalidad en el manejo del carro con una copia, la preocupación por el original no nos permitirá dormir en ocasiones.

Cabría la posibilidad de que la llave perdida se encuentre en cierto punto de nuestro propio entorno, en alguna cuneta, debajo de nuestro sillón, o peor aún, en manos de alguien que se la apropió o se la halló y tan solo espera la conveniencia de usarla para quedarse con el vehículo.

La pregunta de rigor, toda vez transcurrido sin ver resultados positivos el período razonable con el fin de que aparezca la llave perdida, se vuelve si deberíamos cambiar la cerrajería del automóvil para corregir la brecha de seguridad dejada por la llave perdida.

Si las cerraduras del coche en cuestión fueran del tipo antiguo, tal vez el cambio de sistema será la conveniente y pertinente solución segura. No obstante si el sistema instalado fuera del tipo inteligente, de ninguna manera hay que acudir al extremo de cambiarlo todo.

Sucede que las llaves inteligentes operan mediante un microprocesador respondedor, insertado en su cabeza plástica, capaz de reaccionar ante la detección de la señal de radio que le envía la computadora central en el momento en que la llave es introducida en el cerrojo de ignición. Inmediatamente, el respondedor emite un retorno con un número de serie que desbloquea el encendido.

Todo ese sistema se fundamenta en la tecnología informática y por tanto utilizan pequeños programas o softwares que conducen, regulan y controlan todo el procedimiento. La buena noticia es que esos pequeños programas pueden borrarse y ser cambiados por un cerrajero instruído en este tipo de sistemas.

De manera que puede encontrarse renovando en breve lapso el código de sincronización entre la llave y la computadora del coche, tras lo cual su llave copia se convierte la original y la perdida queda por completo obsoleta. ¡Fin del problema! cerrajería del automotor.