Cómo Bajar de Peso, una libra semanal

Cualquier intención de bajar de peso puede desmoronarse como un castillo de naipes toda vez que la angustia y la prisa imperan. Bajar peso no es cuestión de consumir menos calorías de las requeridas, ya que cuando obras de ese modo, tu cuerpo hace equilibrio con ese desorden reduciendo las funciones de tu metabolismo. Tu cuerpo se ha quedado sin combustible.

Esta circunstancia crea estrés en todo el organismo, por lo que acude a sus reservas energéticas, incluidas las grasas y también tu tejido muscular. Lo malo de esto es que de súbito tu masa muscular disminuye igual que la acción del metabolismo.

Como consecuencia, esa persona cesa todo interés por bajar de peso con la dieta restrictiva y regresa a su plan nutricional habitual. Ahora bien, ya que su cuerpo ha perdido masa muscular y el metabolismo ha disminuido, ¡comienza a ganar peso y rebasa su peso inicial! Este ciclo vicioso con la nutrición puede repetirse todo el tiempo asegurando el fracaso permanente.

Con el propósito de bajar peso, no tienes que padecer hambre restringiendo tu ingesta de calorías por abajo de lo normal. Sí, tiene que haber una reducción, sin embargo a una tasa de 250 calorías diarias menos de lo normal.

Inspecciona tu menú e identifica pequeñas áreas donde puedes realizar disminuciones de calorías. Nada más imagínate cuántas calorías tiene esa botella de veinte onzas de soda con la que acompañas tu comida - ¡posee 250 calorías! Sustitúyela con agua embotellada y habrás efectuado un cambio para bajar peso que no te dejará con hambre. ¿Necesitas esa sensación efervescente? Prueba con agua carbonatada... Se encuentran excelentes productos a la venta en el presente. Algunas incluso tienen cierta "esencia frutal" para proporcionarle un sabor ligero y sin calorías.

El arma más poderosa en tu lucha por bajar peso es el ejercicio físico, pues al ocupar tus músculos en esta actividad, tu cuerpo ya no podrá contar con tu tejido muscular como reserva de combustible.

Emplear tus músculos da a tu cuerpo la señal de que los NECESITAS, por lo que emplearlos además para completar las necesidades de combustible del resto del cuerpo no constituye una excelente idea. Aparte de conservar o expandir tu masa muscular, el ejercicio proporciona a tu cuerpo un ímpetu. Ésta reactivación del metabolismo va más lejos de la jornada de ejercicio y podría servirte para eliminar más calorías aún, con lo que logras bajar peso.

Si ocupas 250 calorías diarias al hacer ejercicio y bajas gradualmente tu ingesta calórica a 250 calorías diarias, tu déficit calórico real ascenderá a 3500 calorías por semana. Esto te posibilitará bajar peso a razón de una libra a la semana. Como puedes darte cuenta, de ésta receta es la que deriva se la sugerencia de bajar de peso 1 libra por semana. Y, ¿sabes otra cosa? Es una libra de grasa - ¡no de masa muscular! Por esa razón, recuerda siempre hacer las cosas lentamente siempre que busques bajar peso.