Alivia la depre

Cuando el estado de ánimo decae a un grado ínfimo, se le llama depresión, yo no lo había entendido hasta que una tarde me descubrí sintiendo una profunda tristeza sin motivo aparente. Me di cuanta que venía de meses atrás, me estaba acostumbrando a ser infeliz y llorar sin motivo alguno.

Mi prometido parecía preocupado pero me daba mi tiempo y mi espacio, él imaginaba que sólo era un poco de tensión por querer llevar al pie de la letra todo lo que incluí en mi lista de boda, incluso hasta yo llegué a creer que mis llantos nocturnos se debían a que aun no sabía qué flores elegir. Comencé tomando unos relajantes ligeros. Luego me descubrí consiguiendo extrañas recetas médicas para lograr conciliar el sueño. Desesperada busqué ayuda.

Descubrí que la ansiedad y la depresión son enfermedades urbanas que se transmiten a través de escapes de autos, de las horas pico, de charlas con halitosis, de los amores imposibles, del cansancio, de las largas colas para a pagar, de la letras pequeñas en los contratos. Decidí darle vuelta a la hoja y emprender los consejos para mejorar esta situación. Salir a caminar, sin motivo aparente para poder despejar el pensamiento, y hablando de pensamientos procurar que todos sean positivos, alejar por completo palabras como no o nunca. No te critiques tanto y desarrolla tu autoestima, el amor propio no es más que cuestión de práctica, al igual que la asertividad, otra cualidad que ayudará a mejorar la relación con tu entorno.

Vive tus emociones, reconócelas y acéptate, desarrolla tu inteligencia emocional. Es importante afrontar las situaciones y actividades desagradables pendientes, eso disminuirá la sensación de inquietud. Plantearse objetivos personales en la vida, no sólo planear una boda, no importa que esos objetivos sean chicos o grandes, la sensación de cumplir lo que se desea es la mejor terapia.

Relajar, siempre relajar respirando profundamente, practica el poner tu mente en blanco de vez en cuando. no le des más vueltas a pensamientos inútiles, no luches contra corriente, déjate fluir. Todos estos consejos te llevarán a mejorar tu capacidad de discernimiento y ayudará a tomar las mejores decisiones, pero sobre todo, te harán sentir siempre feliz. yo ho comencé a hacer estos ejercicios, a ver si mañana estoy de ánimo para continuar.