Ventajas de anunciarse mediante Publicidad Exterior

La publicidad exterior es demasiado versátil hallándose en una vasta diversidad de formatos tales como rótulos luminosos, vallas, carteles y en lugares públicos atestados como encuentros culturales, deportivos o exhibiciones.

A la publicidad exterior se la ha visto siempre como un medio para evocar al consumidor los mensajes publicitarios mandados por la televisión y la prensa.

Colocando la publicidad exterior en puntos importantes se logra un considerable número de impactos. A su vez, la publicidad exterior puede ir orientada a ciertos segmentos los cuales son difíciles de alcanzar por medio de los medios habituales como la prensa o la televisión a pesar de que en términos generales se puede decir que la publicidad exterior está enfocada a todo el mundo mas a ninguna persona precisamente.

El mayor inconveniente para la publicidad exterior es competir contra los grandes colosos publicitarios que monopolizan los espacios para anunciarse, al mismo tiempo, es imposible calcular el impacto y los réditos de la inversión.

Habitualmente resulta idóneo colocar la publicidad exterior en sitios mejor vinculados con el producto a manera de generar más impacto en los clientes potenciales.

Por citar un ejemplo, con la publicidad exterior para productos deportivos, ésta se puede colocar cercana a gimnasios, estadios e instalaciones deportivas.

Hay infinidad de soportes de publicidad exterior como vallas publicitarias, rótulos y carteles no obstante también es demasiado normal el empleo de carteles en el transporte público e inclusive el uso de automóviles diseñados únicamente para la campaña, esto es lo que se denomina roadshow o un evento exterior publicitario en el que se realiza un itinerario concreto con un vehículo diseñado y creado para la ocasión.

Está lo que se denomina publicidad exterior móvil con vehículos publicitarios como autobuses publicitarios o un camión publicitario o incluso un trailer proporcionando de esta manera el lanzamiento de una campaña a través de un itinerario.

El secreto de una buena publicidad exterior es que sea atrayente para captar la atención de los viajeros, a la vez debe ser sencillo y con un mensaje claro.