Por qué no ser un escritor de pacotilla

Dijo muy bien dicho Cela que la lengua era la más eficaz de todas las armas y la mejor de todas las inversiones. El escritor de pacotilla no osa o no puede regirse por tamaña sentencia Celina porque hacer tal comporta abrazar el peligroso oficio de las letras.

La literatura tomada en serio supone tanto más riesgo que el oficio de las armas. Para asumir el oficio de escritor plenamente se ha de disponer de un coraje levantado que ose luchar por la exaltación de la integridad personal o propia individualidad.

Cómo un "escritor" o escritor de pacotilla puede asumir la responsabilidad y por ende riesgo que supone luchar por la propia individualidad cuando su querencia de fama y dinero casa con un egoísmo que siempre mira al vecino en lugar del orgullo auténtico que comprende la lucha por la propia individualidad?

El escritor entre comillas o de pacotilla se podría definir como la persona (o personaje) exenta de integridad que se vuelca en escribir para los demás con objeto de conseguir una pronta fama y una cuenta gorda. En cambio el escritor con mayúscula o escritor "piel roja" siempre se define cual aquel individuo cuya exagerada dignidad personal únicamente le permite escribir para sí: para sí como defensa de su propia realidad.

Lo irónico de todo ello estriba en que por lo general aquel que osa mediante la literatura_ que únicamente para eso vale el peligroso oficio de las letras_ luchar por su propia individualidad es el que se suele llevar primero el gato al agua.

Y por consiguiente; dignidad personal, fama y dinero meritísima.
---