10 Cosas que Nunca Hay que Hacer con una Multa de Tráfico

1.- Cuando claramente te ordenan que pares el coche, sí, efectivamente es a tí. Créetelo y para!

Conozco a un amigo que casi se lo llevan detenido porque tenía la extraña idea de que eso nunca le pasaría a él. Éste anduvo cerca de medio km. con la benemérita detrás de él (despacito eso sí) porque no daba crédito a que la orden de parar fuese con él y lo que pretendía era dar paso al coche de la guardia civil, para que siguiese su camino persiguiendo al "otro" supuesto infractor porque evidentemente no podía ser él.

2.- Procura parar en el arcén

A veces entre los nervios (miedo en muchas ocasiones) hay conductores que crean más peligro parando en seco y en medio de la vía que por la supuesta infracción que haya cometido y que provoca que le paren.

3.- No te pongas nervioso, mantén la calma y recuerda tu educación

Muchas veces los agentes de la autoridad se dirigen al conductor que está boquiabierto pero en realidad las palabras salen de la boca del acompañante.

Desde el punto de vista del agente, pareces un muñeco de ventrículo mediocre. Evidentemente esta situación no le da muy buena impresión a ningún agente, que pensará que si no eres capaz de responder a un simple: "Buenos días" ¿Cómo es posible que te dejen conducir?.

4.- Sé tú mismo, no intentes poner cara de santo o cordero degollado

Visto desde fuera, se nota mucho que ponemos cara de no haber roto un plato en nuestra vida. Es tan exagerada la cara de buena persona que ponemos que es imposible que exista alguien así. Normalmente el agente de la autoridad tampoco se lo cree.

5.- Sé tú mismo, no intentes ser tan "valiente" que parece que te paran todos los días cuatro o cinco veces para intentar quedar bien con tu acompañante

Mantener esta actitud es una tontería. Primero porque también se nota mucho, segundo porque nadie se cree que te dé igual o casi te hacen un favor y tercero porque te puede pasar que le des al guardia una caja de cd.s que llevabas en la guantera en lugar de la documentación del vehículo (ridículo pero verídico).

6.- No intentes justificar la infracción

En la mayoría de los casos lo que se consigue es que, si el agente tenía remotamente alguna duda de que hayas cometido la infracción, tú ya se la despejes porque la estás reconociendo y quizás le reconozcas otra todavía más grave.

7.- No intentes ser original, o mejor dicho sé realmente original

A lo que me refiero es que antes que a tí, seguramente a miles de personas, ya se les ha ocurrido lo mismo: lo de ?el cuenta kilómetros está mal? ?precisamente iba de camino a la I.T.V? ?le juro que no he parado más de un minuto?? y el agente está más que harto de escuchar siempre lo mismo y está convencido de que esa frase no es nada original, aunque tú pienses que eres un genio.

8.- Intenta no discutir

En el fondo, sabemos que la infracción la hemos cometido, lo que nos pesa es que nos pillen precisamente a nosotros y no a cualquiera de los otros conductores que pasan de largo.

Tampoco conozco a nadie que, por discutir, el agente le haya pedido perdón por el error y le deje marchar arrepentido de haberle hecho perder el tiempo

9.- Atiende a lo que te dice el agente

Normalmente por los nervios, no nos enteramos de casi nada de lo que nos dice el agente y respondemos que sí cuando nos dan los buenos días o le contamos en dirección a dónde íbamos cuando nos preguntan si estamos de acuerdo con firmar la denuncia, a los meros efectos de darnos por notificados de la infracción.

10.- Aprende de lo vivido para no cometer otra infracción y recuerda que todos tenemos derecho a recurrir.

No confíes en empresas te que aseguren un 100% de éxito para quitarte la multa, es imposible y por eso es mentira, pero sí en profesionales que hablen claro, evalúen las posibilidades de éxito y tengan experiencia.