Ventajas de un teléfono inteligente

Generalmente, los teléfonos con pantallas táctiles son los llamados "teléfonos inteligentes" aunque el necesario soporte al correo electrónico parece ser una característica indispensable que ofrecen todos los modelos existentes.

También poseen otras propiedades comunes como son el acceso a internet vía Wi-Fi, las funciones multitarea y funciones multimedia como cámara y reproductor de películas y audio. Además, en su gran mayoría, a un teléfono inteligente se le pueden añadir otros programas adicionales.

Existen tantos diseños como teléfonos móviles, además, un aspecto de predilección personal el que se escoja un diseño u otro. Ahora bien, aparte de esa personal preferencia por un modelo o diseño dados, analiza si te favorece con tapa o sin ella, tapa deslizante o de abrir, teclado cubierto, facilidad para usar las teclas o leer la pantalla.

El usuario siempre tiene que fijarse en la ficha técnica del smartphone a la hora de escoger un terminal. Todas las compañías proveen una ficha técnica del teléfono que nos permite conocer todas las especificaciones técnicas.

El cerebro de un dispositivo es el procesador, de éste depende todo, es la clave al decidirse por un teléfono smartphone. En el procesador se hacer ver la velocidad, que tan veloz se harán las tareas. Como en tecnología todo va cambiando aceleradamente, los procesadores considerados hasta hace poco como buenos, ya no lo son tanto. Un procesador por lo menos ha de ser de doble núcleo o bien hasta de cuatro.

La memoria RAM es una memoria que va almacenando los datos de las aplicaciones con las que se está trabajando. Cuanto mayor es esa memoria, más datos se pueden guardar en ella y más servicios pueden estar en ejecución en el mismo espacio sin que el terminal se ralentice. Tengamos en cuenta que el smartphone siempre tiene operaciones en ejecución, que no se pueden detener de ninguna manera. Una memoria RAM de alto nivel es lo que concede que el móvil no se ralentice, incluso en las ocasiones de mayor solicitud.

La memoria habitual que hay actualmente en el mercado es 1 GB. Por tanto, hace unos meses podíamos comprar un móvil que tuviera, como mínimo, esa memoria RAM. Al día de hoy ya están cambiando las cosas y hay memoria mayores.

Otro elemento que ayuda es la Memoria interna o Memoria ROM. Se puede expandir por medio de una tarjeta microSD, aunque no todo es tan sencillo. Aun aquellas aplicaciones que podemos instalar en la tarjeta microSD instalan información en la memoria principal del teléfono, haciendo uso de espacio. Entre más espacio tengamos ocupado, más lento irá el móvil. Así, contar con una memoria interna de alta capacidad es algo excelente.

Si miras esta web te darás cuenta de más características para comprar el mejor smartphone del mercado por muy poco dinero.