De qué modo Variar el Punto de vista Ayuda a Regular el Estrés

Controla el estrés

Cuál es el origen de nuestro estrés. Si pensamos en un triángulo con algunas palabras en sus vértices veremos determinados elementos clave.

Nombremos "foco" al ángulo superior, el de la derecha lo llamamos "fisiología" y el de la izquierda "lenguaje".

De la misma manera que el foco como la fisiología y el lenguaje interactúan entre sí afectándonos de manera mental y física.

Cuando hablamos, expresamos de qué forma nos hallamos enfocados: si cuentas con muchas tareas que efectuar por día, es muy viable que tus cuestionamientos sean: ¿Contaré con suficiente tiempo para llevar a cabo todo el día de hoy? ¿Quedarán tareas desatendidas? Te hallas enfocado en la exigencia de cubrir una sarta de tareas en un período de tiempo disponible y eso altera tu fisiología, cambiando la conducta de tu cuerpo, por citar un caso, encogiéndose de la misma forma que si acarrearas un peso sobre tus hombros.

Estas posturas que asumimos componen un espejo del estrés en que nos hallamos envueltos. El foco nos sirve para salir adelante o para acabarnos.

Debes saber que hay tres áreas que requieren todo el tiempo nuestro foco. La principal de esas áreas es el miedo; la segunda, las exigencias de los otros; y la tercera son los placeres instantáneos, empero que no poseen sostén en el tiempo.

El estrés se manifiesta de formas tan fáciles como en el momento que evitamos las ocupaciones que nos abruman, al perseguir atraer a todos sin pensar en nosotros propiamente o toda vez que anhelamos placeres instantáneos que malgastan nuestro caudal de energía.

Si supones si existe algún modo de franquear esto, la contestación es sí, compete "cambiar el foco". Aquí tienes los pasos.

Pasos Fáciles para Enfocar de la forma adecuada:

1) Comprender la situación con una visión precisa.

Paso 2: Conseguir una visión optimizada de la coyuntura (tener la visión precisa de cómo te gustarían que fueran las cosas).

3) Hacer que la eventualidad se transforme como deseas haciéndola realidad.

Este sistema es tan poderoso dado que el 20% de nuestros actos contribuye al 80% de los logros, aumentando así la productividad con lo que se logra conseguir tus objetivos