De qué modo Variar el Punto de vista Ayuda a Controlar el Estrés

Controla el estrés

Para lograr liberarnos del estrés, ante todo debemos saber con más fundamentos su origen y formación. Pasemos, entonces, a pensar un triángulo en cuyos vértices se hallan escritas ciertas palabras.

El ángulo superior del triángulo equilátero de nuestro prototipo se llama "foco"; el ángulo inferior derecho se llama "Fisiología" y el ángulo inferior izquierdo se llama "Lenguaje".

De la misma forma que el foco como la fisiología y el lenguaje interactúan entre sí afectándonos de manera mental y física.

Al hablar manifestamos nuestro enfoque, una persona agobiada por las obligaciones piensa si logrará completar en el día con todo, eso incide en su fisiología, por citar un caso, se encoge del mismo modo que si transportara un peso enorme encima.

Estas actitudes que asumimos son un reflejo del estrés en que nos encontramos involucrados. El foco nos auxilia para salir adelante o para hundirnos.

El foco se ve solicitado todo el tiempo por 3 áreas tales como el miedo, las exigencias de los demás y los placeres inmediatos.

Toda vez que corremos de aquí para allá, tratando de eludir lo que pueda ocasionarnos desiquilibrio o causarnos inquietud, o tratamos de complacer a todos sin tener en mente nuestras propias necesidades y habilidad para complacer aquellas demandas, o en el caso de que busquemos recompensas sencillas e instantáneas pero que al mismo tiempo, nos roben energía y tiempo, quedamos estancados en el estrés.

Con certeza te estás cuestionando de qué manera sobrepasar estas eventualidades tan usuales que te toca afrontar, y la solución es "cambiando el foco". Para esto pasemos a listar 3 pasos simples que nos ayudarán para ello.

Pasos Fáciles para Enfocar de la forma idónea:

Paso 1: Conseguir la visión correcta de la realidad (ni mejor ni peor de lo que resulta la coyuntura sino del modo que es).

Paso 2: Obtener una visión optimizada de la circunstancia (tener la visión exhaustiva de la manera en que te gustarían que fueran las cosas).

Paso 3: Hacer la situación como realmente tú desees (llevar a la realidad tu visión).

Este esquema es muy poderoso dado que el 20% de nuestros actos ayuda al 80% de los resultados, aumentando así la productividad con lo que se logra conseguir tus objetivos