La Visión Es Lo Que Conduce A Los Hombres

Algunos dan la impresión que tienen todas las de ganar y cuentan con los medios para conseguir sus objetivos, pese a que otros que nacen "en cuna de oro" encontramos que son un entero fracaso en la vida.

¿Cuál es la enigmática fuerza que favorece a los primeros y desfavorece a los últimos? Esa fuerza es la visión.

Así es, quienes poseen una visión clara de sí mismos y lo que desean en la vida tienen éxito, en cambio el resto padece una visión negativa de todo, incluso de ellos mismos.

Para generar esa visión, tienes que saber que no ha de haber lugar para pensamientos negativos o tenebrosos; tú eres el encargado de que esa visión crezca y sirva hasta que cumpla la premisa de aumentar tu productividad tus opciones de lograr lo que te propongas.

¿Resulta ilógico que una visión pueda lograr ese fin? Bien, no lo es en absoluto. Las buenas visiones se acompañan de buenas ideas y grandes novedades.

Cuando utilizas tu visión a una determinada área de tu vida comienzan a pasar asuntos tales como invenciones que al poco tiempo pones en práctica para lograr tus metas, todo ello como desenlace de la visión manifiesta para esa área de tu vida.

Para que eso se convierta en un círculo virtuoso debes conocer el Ciclo del éxito.

El ciclo de éxito posee implícitos dos movimientos, ascendente o descendente, eres tú quien dirige el flujo de ese movimiento hacia arriba o hacia abajo.

Ahora veremos de qué manera. Si cuentas con una visión positiva de tus planteamientos, al menor signo de éxito, dices: Sabía que lo lograría...

Por el contrario, si te desanimas con facilidad o posees una visión borrosa de tus chances, a la menor señal de malogro o estancamiento, dirás: Sabía que no lo lograría.

La retroalimentación del ciclo del éxito no resulta azarosa, depende de nuestra visión

Nuestros tres pasos aquí son:

* Admitir que contamos con la visión de nuestra postura en la vida

* Ocuparte para hacer de esa visión un componente positivo y esto al mismo tiempo te ayudará a disminuir el estrés

* Centrarnos en ese objetivo de nuestra vida que queremos impulsar con una visión objetiva del éxito a conseguir, con el conocimiento pleno de los resultados de nuestras acciones producto de esa visión.