De qué manera Lograr Más Frutos Con Menos Sacrificio

Principio de Pareto

(Regla de 80/20)

El ochenta por ciento de tu éxito es resultado del 20 por ciento de tu inversión en tiempo y aplicación.

El 80% de lo que empleas laborando ayuda al 20% de tu éxito, puesto que la mayor porción del tiempo se malgasta en cuestiones no enfocadas a tus objetivos. El principio de Pareto persigue buscar ese 20% que ayude a lograr el éxito.

Un error muy habitual es ver al trabajo como un bloc de labores cuya importancia no diferencia una de otras. Si sostenemos esta visión, cometeremos el espinoso desacierto de ponderar semejantes a todas las actividades, sin conseguir separar las más preponderantes de las menos; etcétera.

Empleando el principio de Pareto nos encontraremos en disposición de poder discernir cuáles son las tareas que requieren de toda nuestra atención para conseguir el objetivo tan deseado. Empero sucede que esta noticia es tan desconcertante, que nuestra mente empieza a divagar, ¿Para qué laborar tanto si con el veinte por ciento de lo que llevamos a cabo alcanza?

Claro, resulta demasiado tentador laborar un 80 por ciento menos, no obstante podría suceder que esa comodidad se nos volviera en contra y después de un tiempo, nuestro éxito y rendimiento comenzarán a mermar. Por tanto es aquí cuando se presenta la Ley de Parkinson:

"El trabajo se amplia para satisfacer el tiempo adecuado para su finalización."

Cuestiones prácticas: si has de hacer en seis horas cualquier cosa que comúnmente te tomaría 8 horas, te centrarás en las áreas más preponderantes y dejarás de lado cualquier distracción, de manera que no pierdas un seguro. Y jamás descuides que muchas veces el trabajo que precisamos hacer es precisamente aquel que nos hace sentir más inseguros. Entonces, aplica estos principios en una composición explosiva y obtienes bastante más de tu trabajo haciendo menos.

Entonces:

* Sentirse ocupado en tareas que no poseen trascendencia no hacer ver que hagamos algo que nos rinda alguna utilidad. Distingue entre las tareas destacables.

* Emplea el Principio de Pareto: realiza más en menos tiempo. Ocupa el Principio de Parkinson: Expande el trabajo hasta que llenes el tiempo a disposición que posees para finalizarlo. Al llegar a la culminación del día, descubrirás que has aumentado tu productividad más que en otras situaciones.

* Mezcla estos principios y adquirirás dinamita pura para derribar los obstáculos que a veces se interponen entre tú y el suceso sin mencionar que reducirás el estrés