De qué manera Conseguir Más Frutos Con Menos Afán

Principio de Pareto

(Regla de 80/20)

El ochenta por ciento de tu éxito es producto del 20 por ciento de tu apuesta en tiempo y aplicación.

El 80% de lo que ocupas trabajando ayuda al 20% de tu éxito, ya que la mayor parte del tiempo se desaprovecha en cosas no encaminadas a tus planes. El principio de Pareto pretende buscar ese 20% que ayude a lograr el éxito.

Un descuido demasiado habitual es observar al trabajo como un grupo de actividades cuya relevancia no diferencia una de otras. Si sostenemos esta perspectiva, cometeremos el dificultoso desacierto de considerar idénticas a todas las actividades, sin lograr apartar las más preponderantes de las menos; etcétera.

Empleando el principio de Pareto nos hallaremos en condiciones de poder discernir cuáles son las actividades que necesitan de toda nuestra atención para conseguir el objetivo tan deseado. Empero sucede que esta revelación es tan desconcertante, que nuestra mente comienza a extraviarse, ¿Para qué trabajar tanto si con el veinte por ciento de lo que llevamos a cabo alcanza?

Por su supuesto, parece bastante tentador trabajar un ochenta por ciento menos, no obstante podría suceder que esa comodidad se nos volviera en contra y luego de un lapso, nuestro éxito y rendimiento empezarán a disminuir. Entonces es aquí cuando se muestra la Ley de Parkinson:

"La tarea se amplia para emplear el tiempo vacante para finalizar la labor".

Cuestiones prácticas: si debes hacer en 6 horas alguna cosa que por lo general te tomaría 8 horas, te enfocarás en las áreas más relevantes y dejarás de lado toda distracción, de modo que no pierdas un seguro. Y no olvides que varias veces el trabajo que necesitamos llevar a cabo es justamente aquel que nos hace sentir más inseguros. En ese caso, emplea estos principios en una fusión explosiva y consigues bastante más de tu trabajo haciendo menos.

Entonces:

* Llenarnos de trabajo de forma indiscriminada no implica decir que estemos empeñados efectuando algo útil. Evalúa cuáles son las tareas relevantes y aplícate a ellas.

* Utiliza el Principio de Pareto: haz más en menos tiempo. Utiliza el Principio de Parkinson: Extiende el trabajo hasta que llenes el tiempo disponible que tienes para concluirlo. Al arribar a la culminación del día, encontrarás que has aumentado tu productividad más que en otras oportunidades.

* Rebasa cualquier limitación empleando estos 2 principios y consigue el éxito soñado al mismo tiempo que reducirás el estrés