La Inteligencia Emocional Como Herramienta Para Profesionales del Coaching

A fin de lograrlo, los profesionales del coaching se hallan poniendo en práctica una técnica, que todavía cuando no es nueva, aún no se ha aplicado tanto como se debiera. Se trata de la Inteligencia Emocional, ésta nos posibilita manejar de manera apropiada las emociones, nos enseña a administrar la enorme energía que genera una vez que su presencia e intensidad se libera, desarrollar sensibilidad y conciencia respecto a el aspecto emocional; éste puede disponer de gran importancia en la toma decisiones y en el propio desempeño.

Desde luego, el Coach tiene que aprender primeramente a dominar sus propias emociones, y asi transmitir su aprendizaje a los clientes y a las personas que asesora. Recibiendo con beneplácito a cada una de las emociones, sean éstas positivas o negativas, pues de cada una de se puede obtener provecho para tu beneficio en el desempeño. Por citar algunas la ira o la furia, la angustia o el miedo, estas emociones provocan un cúmulo de energía por encima de lo normal, que puedes volcar en tu trabajo a fin de lograr más de lo que regularmente logras en estado normal e inerte.

A muchas personas les sucede que su rendimiento es inferior a sus capacidades dado que se hallan latentes emociones ocultas, que al no liberarse provocan daño. Por mencionar algunas, los celos, la envidia, éstas se mantienen en el subconsciente y afectan de forma silenciosa el desempeño. Pero al identificar su presencia y decides sacarlas de su prisión, entonces dejarán de mortificarte y tu rendimiento se potenciará al máximo.

No poseer conocimiento de la inteligencia emocional o ignorar su relevancia, perjudicará tu proceso de coaching y reducirá los objetivos que te has fijado. De ninguna manera pretendemos que te enfoques solo a la inteligencia emocional, pues existen otros factores que están involucrados en el desempeño profesional como el liderazgo, el conocimiento, la técnica, las relaciones, el trabajo en equipo, la actitud y aptitud. Pero ciertamente las emociones influyen y si tampoco les das la magnitud que tienen reducirás tu campo de actuación y logro.

Indudablemente la inteligencia emocional para profesionales del coaching representa una valiosa herramienta, que necesitas aprender, cultivar, desarrollar y aplicar, en tus sesiones de análisis del desempeño del cliente. Sin embargo, hay que contar con cuidado al decirlo, pues en el entorno empresarial aún no se tiene un ambiente favorable respecto a el tema de las emociones. Quiza debido a que se cree que las emociones hacen daño, se tiene arraigado el preconcepto de que las emociones deben ocultarse, jamás expresarse.

La sugerencia es que creas en la inteligencia emocional, utilízala en tus procesos de coaching, pero analiza bien la forma en que se tiene que presentar la técnica, para que no encuentres frenos desde el comienzo, y mejor dejes que los resultados la vendan en manera natural.