Adelgace sin dietas gracias al Método Gabriel

Nuestros cuerpos están compuestos con un alto pocentaje de agua, alrrededor de un 70%, algunas personas han desarrollado hábitos disfuncionales para comer y en todo el mundo se comete el grave descuido de no beber la suficiente cantidad de agua que nuestro cuerpo precisa.

De acuerdo con la información obtenida del libro de el Método Gabriel, demasiados de los refrescos y las bebidas que consumimos contienen azúcares, saborizantes y colorantes artificiales, que, lejos de apaciguar la sed, no cumplen con lo que su cuerpo efectivamente está buscando, en primer lugar. Así que a tener sed y beber las cosas malas nuevamente. Este círculo vicioso sigue y sigue. Esto es lo que Jon Gabriel conoce como la trampa de FAT y lo expone en su metodo Gabriel. Tal cosa es cuando su cuerpo empieza a acumular la grasa, puesto que al comer y beber las cosas dañinas, que le han dado la falsa noción de que están sufriendo hambre, por lo que su cuerpo responde mediante almacenando grasa para estar a salvo o al menos eso cree. Una forma de apagar el interruptor de grasa y, finalmente empezar a perder peso, en vez de ganarlo, es beber más agua en su estado más natural.

Tal cosa también empezará a reducir sus ansias de consumir altas calorías. El agua mineral es la preferible, pero el agua purificada con filtro es también una buena opción. El cloro en el agua del grifo mata a las bacterias y microorganismos que se encuentran en el cuerpo para ayudar a la digestión. Los especialistas en dietas promueven beber un mínimo de 8 vasos de agua al día.

El agua potable antes de las comidas es una manera segura de disminuir el apetito. Le sugerimos beba un par de vasos de agua antes de las comidas y es seguro que observe que termina comiendo menos. Trata de beber agua en vez de comer para comprobar si su cuerpo es en realidad tiene sed y no hambre.

Amplíe la información visitando: El método Gabriel