Todo sobre créditos rápidos

Un crédito es una operación financiera en la que un acreedor traslada temporalmente un bien (dinero) para que un deudor haga uso de él por un periodo de tiempo, que una vez acabe deberá devolver a su prestador junto con unos intereses.

Una vez que el prestador intercambia un bien presente (dinero) por un bien futuro se genera un desfase entre prestación y contraprestación; este sistema implica una confianza (el prestador se conforma con la promesa que le hace el prestatario) y, según sea el grado, la entrega de unas garantías al prestador. El riesgo que éste toma se analiza y decide el interés pagado por el prestatario.

Tipos de créditos

- Crédito tradicional: En este préstamo se contemplan un número de cuotas a convenir y normalmente involucran algún tipo de seguro por cualquier siniestro involuntario.

- Crédito de consumo: Estos son préstamos a corto o mediano plazo, de 1 a 4 años, y son utilizados para compra de bienes o cubrir pagos de servicios.

Crédito comercial: vendrían a ser préstamos para empresas que podrán utilizar en adquisición de bienes, pagos de servicio o refinanciación de deudas.

Crédito hipotecario: el banco o institución financiera otorga un dinero para comprar una propiedad ya construida o en construcción, con la garantía de la hipoteca sobre el bien adquirido o construido. Comunmente suelen ser a medio o largo plazo (8 a 40 años)

- Crédito consolidado: En este tipo de préstamos se aunan todos los préstamos que se están pagando en uno sólo, lo que permite bajar la tasa de interés en créditos a corto plazo.

- Crédito personal: Estos préstamos son otorgados para ser pagados en corto o mediano plazo, de uno a 6 años. Y son para personas físicas, no jurídicas, dirigidos a adquirir un bien inmueble (no propiedad/vivienda).

Crédito prendario: son préstamos para personas físicas, no jurídicas, orientado a efectuar la compra de un bien mueble que quedará como prenda hasta liquidar la deuda con la entidad.

Créditos de estudios: En España están cobrando importancia, no obstante son mucho más usados en países como EE.UU y Reino Unido. Son préstamos para financiar matrículas universitarias, postgrados o estancias en el extranjero. Al estar dirigidos a estudiantes, los intereses pueden ser menos elevados que los de un crédito personal.

Créditos rápidos: Son préstamos de pequeñas cantidades cuyo plazo de devolución es muy corto, no suele superar el mes. Igualmente son muy utilizados en otros países como EE.UU o Canadá, mas están teniendo mucha aceptación en España.