Datos de la Oficina Virtual de Empleo

Por datos de la oficina virtual de empleo, también los trabajadores con contratos indefinidos, los más privilegiados, se ven forzados a seguir sujetos a su lugar de trabajo e impedidos a cambiarse a otro cargo por miedo a perder las indemnizaciones por despido que han ido acumulando en función de la antigüedad. Eso en lo que implica el sector privado, en el que España ocupa uno de los últimos lugares en Europa en contrataciones al sector privado.

El sector público mantenía un crecimiento descontrolado fomentado ampliamente por las comunidades autónomas que por sí solas han creado millones de lugares de trabajo público. Hoy por hoy están sufriendo debido a las medidas puestas en movimiento para encarar la crisis. Cada vez se ofertan menos plazas, reducción de retribuciones salariales y se están destruyendo muchos lugares de trabajo público.

Y de acuerdo a los datos de la oficina virtual de empleo España diseñó en sus años de crecimiento puestos de trabajo muy volátiles que no tenían una base sólida. Se crearon bastantes puestos de trabajo, no obstante de mala calidad que con facilidad se destruyen.

Para intentar acabar con el paro, el gobierno ha decidido producir reformas en el sector laboral aún cuando aún no han dado frutos. En tanto continúan creciendo las cifras del paro. Se pregunta si con la última reforma laboral favorecerá la contratación o generara más paro.

Por medio de la nueva reforma laboral se ha favorecido a las grandes empresas y a los empresarios en especial. Los empresarios pueden reconsiderar la duración del contrato de trabajo como las condiciones laborales pudiendo manejar a su gusto y en función de sus intereses argumentando como excusa las pérdidas económicas como bajadas de producción. A la vez se ve en riesgo de desaparecer los convenios laborales que protegen a los trabajadores del mismo sector. Debido a ello el empresario cuenta con todas las excusas de hacer lo que le conviene mientras se refugia en la ley y por culpa del abaratamiento del despido se están provocando muchos despidos y los contratos más comunes son los temporales.

Estas son las situaciones que se están viviendo, cuando la reforma laboral se supone tendría que enmendar los desajustes ocasionados por la crisis económica actual, disminuír los despidos y beneficiar los contratos de larga duración para reducir el proceso del paro y para que los trabajadores conserven los beneficios a los que tienen derecho, adquiridos a lo largo de su etapa laboral.

Queda claro que hay que realizar reformas efectivas no solo laborales sino en diversos sectores y efectuar un nuevo modelo económico con bases solidas y una economía sostenible.