Para mi niño: Tablet u Ordenador?

Con las ventas de portátiles y sobremesa decayendo poco a poco, y las de tablets incrementándose como la espuma, a lo mejor sea fácil opinar que la era del Ordenador ha terminado y que, en consecuencia, lo más adecuado es apuntarse a la era del tablet.

Consideremos la ligera diferencia entre la movilidad y portabilidad que presenta cada uno. Si deshacerse de cables es el principal objetivo a conseguir, no cabe duda el tablet tiene las de ganar, puesto que su limitado tamaño lo hace mucho más ligero y manejable incluso con una sola mano.

Por otra parte, se deberá tener en cuenta las tareas que se desarrollarán, porque para revisar correos, navegar por internet o escuchar música, con una tablet resolvemos, aunque si se hace mucho uso de la memoria, al tener mayor consumo de energía por igual necesitaremos de cables. Por otro lado, si se proyecta reproducir películas, disfrutar de videojuegos o mover variedad de gráficos con una tablet no tendremos mucha movilidad.

Si hablamos de videojuegos para ordenador, o hasta de otro tipo de servicios muchas tienen sus versiones alternativas para tablet infantiles, pero no son ni de lejos igual de potentes que lo son en un móvil porque las características limitadas del tablet no lo permiten.

Dentro de poco el tablet se convertirá en un aparato indispensable, complementario del móvil. Pero, cuando estamos hablando de trabajos de edición de imagen profesional, archivos multimedia, videojuegos, etc. el claro ganador es el ordenador portátil o de sobremesa.

En cuanto al trabajo de oficina, entre tablet y portátil tendríamos un empate dependiendo del trabajo a realizar. Asi mismo en Internet como en los bancos de aplicaciones de cada uno de los sistemas para tablets hay muchísimas aplicaciones y capacidades de productividad y de ofimática. Mantenerse conectado con la oficina en tanto se está de viaje o a lo largo de las vacaciones es, desde luego, mucho más simple con un tablet que con un portátil.

Por otro lado, trabajar con un teclado, un ratón y una pantalla más grandes en un escritorio es muchísimo más cómodo que con diez dedos encima de una pequeña pantalla. En esas circunstancias gana decididamente el PC.

Si el propósito es tener que reproducir vídeo y audio, en ese caso tanto tablets como portátiles pueden darte una experiencia de usuario parecida según leemos en este enlace. Es verdad que los tablets infantiles no incorporan una buena tarjeta de sonido, ni un gran nivel de audio en los altavoces. Su diferencia, en buena medida, se halla en la calidad y el tamaño de la pantalla. Ten en cuenta todo esto al efectuar una buena compra.