Certificado Energético y certificación energética Representa ahorro en facturas energéticas

Comienzo por decir que el propósito de una certificación energética, es fomentar la demanda de viviendas o inmuebles eficientes respecto al consumo de energía, impulsando las reformas y las adecuaciones energéticas de las viviendas con el propósito de hacerlas más eficientes y más atrayentes para los posibles compradores o arrendatarios.

Contamos con que la población valore que las viviendas con certificación energética mejorada consumirán menos energía y debido a ello se conseguirá un mayor ahorro en las facturas energéticas mensuales (electricidad, gasoil, gas, etc.). Independientemente de qué lugar del país estemos hablando de certificado energético Alicante, certificado energético Murcia o certificado energético Bilbao (por mencionar tres lugares) lo que se busca es un fin común.

Aún cuando realmente es conveniente considerar seriamente este asunto de los certificados energéticos? te aseguro que si, pues si eres propietario (y esto sitúa tu propiedad en otro nivel) o inquilino (definitivamente ahorrarás bastante en energía). Y es que adicional de los beneficios personales, esto va mucho más alla, alcanza un cuadro más amplio, las viviendas más eficientes utilizan menos energía y ello contribuye en gran medida al medio ambiente.

Probablemente te preguntarás sobre el costo de un Certificado Energético, el coste dependerá del tipo de certificación energética (local comercial, gran terciario, vivienda unifamiliar, vivienda individual, etc.) entre otros aspectos, como el tamaño del inmueble a certificar o la complicación de las instalaciones. Por otra parte se tendrá que tener en consideración los honorarios de un técnico autorizado para certificar, que varían de ciudad a ciudad o regiones, a la vez, la localización geográfica viene a ser otro detalle que suscita variaciones a la inversión total que representa gestionar un certificado energético.

Para que tengas una idea del costo de la certificación, te diré que en los países europeos en donde ya se están llevando a cabo certificaciones energéticas los precios rondan de 250 a 350 euros.

Es posible que te sorprenda un tanto la magnitud de la inversión, pero un factor a poner la balanza a la hora de decidir, es el caso de que un certificado energético, una vez emitido tiene una vigencia de 10 años. Pasado este tiempo el propietario de la vivienda tiene la obligación de volver a certificarla.

Para concluir, considero necesario responder la pregunta que la mayoría de nosotros nos hacemos en relación a este tema: ¿cuál es el ahorro que le puede suponer a un futuro inquilino o comprador preferir una vivienda con mejor calificación? Lo ideal es un ejemplo: se cree que entre dos viviendas comparables, el ahorro energético entre una con la calificación ?A? y otra con la ?G? podría llegar a ser del 70%.

Me explico, el dueño o inquilino de una vivienda con calificación energética "A" pagará en energía 70% menos que uno con una vivienda con calificación "G" para disponer de niveles de comodidad aceptables.

Concluyendo, un certificado energético es un documento o informe que determina el comportamiento energético de un inmueble. La representación gráfica de la calificación es conocida como etiqueta de eficiencia energética.