Tácticas para Controlar el Estrés Cotidiano

Controla el estrés

Para conseguir liberarnos del estrés, en primer lugar tenemos que conocer con más fundamentos su causa y generación. Vamos, pues, a imaginar un triángulo en cuyos vértices hay escritas algunas palabras.

Denominemos "foco" al ángulo superior, el de la derecha lo denominamos "fisiología" y el de la izquierda "lenguaje".

Del mismo modo que el foco como la fisiología y el lenguaje se relacionan entre sí afectándonos de manera mental y física.

Cuando hablamos, expresamos de qué manera nos encontramos enfocados: si cuentas con muchas tareas que efectuar por día, es demasiado probable que tus preguntas sean: ¿Dispondré de suficiente tiempo para hacer todo el día de hoy? ¿Quedarán tareas desatendidas? Estás enfocado en la urgencia de cubrir una suerte de tareas en un plazo de tiempo disponible y eso modifica tu fisiología, cambiando la postura de tu organismo, por ejemplo, encogiéndose de igual manera que si cargaras un peso sobre tus hombros.

Reflexiona, ¿no te has visto en esa postura cuando las obligaciones te abruman? Todo esto se reduce en un estado de estrés. El Foco es una herramienta de gran poder y como cada poder puedes usarlo a tu servicio o en tu contra.

Deberías saber que existen tres áreas que requieren siempre nuestro foco. La primera de esas áreas es el miedo; la segunda, las exigencias de los demás; y la tercera son los placeres inmediatos, empero que no cuentan con sostén en el tiempo.

El estrés se presenta de formas tan simples como cuando escapamos de las obligaciones que nos abruman, al buscar alegrar a todos sin pensar en nosotros propiamente o toda vez que queremos placeres instantáneos que malgastan nuestro caudal de energía.

Probablemente te estás preguntando de qué manera rebasar estas cosas tan usuales que te toca vivir, y la salida es "cambiando el foco". Para eso vamos a listar tres pasos sencillos que nos ayudarán para ello.

Pasos Fáciles para Enfocar de la manera idónea:

1) Evaluar la coyuntura con una visión precisa.

2) Definir una visión mejorada de el modo en que deberían ser las cosas.

3) Conseguir que la situación se transforme como quieres haciéndola realidad.

El poderío desatado por medio de este método es colosal, ya el veinte por ciento de las acciones consigue el 80 por ciento de los frutos, así tendrás la chance de ampliar tu productividad y conseguir tus objetivos