Todo sobre el Cuadro de Mando Integral

Cuadro de mando integral (balanced scorecard) y su importancia para la pequeña y mediana empresa.

El cuadro de mando integral dentro de la pequeña y mediana empresa se vuelve indispensable a pesar de la dificultad que muestra en la inercia de sus esquemas salariales, los cuales son considerados fijos. A través de esa herramienta vendrían a ser evidentes los cambios en la remuneración de las personas, ya que en ellos la retribución salarial se encuentra vista como un factor indispensable para lograr el cambio y el enfoque verdadero de cara a la estrategia necesaria.

Ello no pretende asegurar que implique un aumento salarial, sino una reorganización que determine el resarcimiento por resultados obtenidos.

Para los directivos de una empresa el cuadro de mando integral es del todo indispensable, ya que éste les sirve para enfocar y rediccionar nuevos lineamientos, recursos y requerimientos con el propósito de desarrollar los objetivos de la empresa.

Dicha herramienta cuenta con una gran utilidad tanto en las estrategias elaboradas a corto, como mediano y largo plazo. Principalmente, gracias a que a través de ella podríamos mezclar tanto indicadores financieros como los no financieros, con el propósito de adelantar directrices y elaborar políticas estratégicas y en conclusión ya que nos facilita un diseño elaborado por medio del que podríamos encontrar indicadores elementales que nos proporcionen la información más acertada sobre la dirección de la empresa.

Beneficios de la implementación de un cuadro de mando integral en la empresa.

1. Nos aporta objetivos claros y necesarios, sin dar ocasión a la improvisación.
2. Ofrece propósitos determinados respecto a las responsabilidades reales, estableciendo límites y estrategias de comportamiento.
3. Nos brinda resultados retadores pero alcanzables, desarrollando el máximo potencial alrededor de todos los miembros de la empresa.
4. Medios de información para el monitoreo, brindando parámetros imprescindibles de maniobra sobre la marcha.
5. Combinación y coherencia entre planes, proporcionando rotunda transparencia en cada una de las metas que habría por determinar.
6. Nos da excelente capacidad a fin de determinar nuestra funcionalidad por acción-reacción, sin desperdiciar el tiempo creando nuevos parámetros de actuación.
7. Autonomía para la producción de recursos necesarios, en la que todos los miembros de la compañía poseen a su servicio los medios indispensables para la obtención de los propósitos.

Una vez se lleva a cabo un cuadro de mando integral se integran indicadores y objetivos esenciales respecto a cuatro distintas puntos de vista en el negocio, que son:

- La perspectiva del cliente: la cual constituye esencialmente la imagen que posee el cliente de la empresa.
- La perspectiva interna del negocio: la que prepondera esos detalles en los que debe preponderar la actuación de la empresa.
- La perspectiva de la innovación y el aprendizaje: la que tendremos como objetivo identificar las alternativas que posee la empresa de estar un paso más adelante, otorgando un valor agregado respecto a las demás.
- La perspectiva financiera: la cual representa el punto de vista de los accionistas.

Ten presente que para un cuadro de mando integral (balanced scorecard) se tiene que atender un procedimiento por completo estructurado a través del que se podrían determinar la dirección de la empresa.