Departamentos en Santiago Centro, en Las Condes o en La Florida, Chile

No te miento cuando te aseguro que he vivido en muchos departamentos en múltiples ciudades, muchas las cuales ya ni me acuerdo. El de mi abuela en el complejo de departamentos en Las Condes es el que más recuerdo. No soy gitana, pese a que me gustaría, solamente un poco nómada. Tengo gran pericia en enfrentar la realidad de hallarme en cada nuevo barrio con mis maletas en mis manos. Es de esa forma como he asistido a muchos colegios y universidades. He aprendido a adaptarme y vivir con la máxima de "a donde fueres haz lo que vieres".

En ocasiones me imagino con amigas de toda la vida, esas que conociste en el barrio, y conocen cosas que hasta tú desconoces sobre ti. En otras me agradaría tener a mi mamá al lado, almorzar comida que ella cocina y charlar largo y tendido. Mi mayor anhelo es vivir un verano completo sin necesidad de hallar un lugar donde vivir. Asimismo, y en eso tengo experiencia, la convivencia colectiva con desconocidos termina siempre en fracaso, como me pasó el momento en que viví con amistades en un departamento en La Florida.

Aparenta ser fácil, sin embargo todo lo que deseo es lograr mis sueños en éste mismo sitio. Un rincón donde predomina el amor, la seguridad y el entendimiento. Te digo algo, mi familia parece tomada de una pésima cinta noventera, con padres disfuncionales y los hermanos todos repartidos por donde sea.

Me he visto forzada a crear un pequeño hogar en cualquier parte, viviendo en espacios que se transforman en salas multipropósito: allí se duerme, se efectúan fiestas, se estudia y se conversa. Siempre he ensamblado mi pieza lo más veloz posible, para así disfrutar mejor el poco tiempo que me mantengo en un mismo lugar. Es agobiante, está claro. Dado que no te quedan ganas de seguir desarrollando vínculos de afecto que más adelante te ves obligado a romper. En esos momentos preferiría vivir en una cueva colosal, donde no me moviera ni siquiera para buscar comida.