Colchones y la garantía de confort que ofrecen

Dependiendo del lugar donde adquiramos nuestro colchón, nos darán dos semanas o hasta varios meses para devolver o cambiarlo, ya sea porque no encaja con nuestras expectativas o porque no nos brinda el descanso correcto. En el mundo de los colchones, cada compañía juega con reglas diferentes, y un retorno por lo general tiene un costo en porcentajes del costo total del colchón.

Pasado el plazo para la devolución del colchón, este proceso ya no será factible. La garantía cubre los defectos en materiales y mano de obra, pero no la comodidad o el desgaste normal. El tiempo de garantía promedio es generalmente de 10 años. Sin embargo es bueno tener en cuenta que algunas garantías no cubren el valor total de reposición, sino que un cargo por uso anual se deducirá del precio de venta actual. revés

Cuando usted hace un reclamo, la tienda o el fabricante envía un inspector a su casa. Usted tendrá que mostrar un recibo. Si usted dice que el colchón ha sufrido un hundimiento, entonces el inspector comprobará si está por debajo del límite permitido, 1 1/2 pulgadas. Una empresa anulará la garantía si se quita el "no quite" la etiqueta, si el colchón está sucio, o si tiene un soporte irregular de un resorte de caja o marco (una razón común para la flacidez), según nos dicen los expertos.
Recuerde que siempre es importante leer la letra pequeña. Así tenemos el claro ejemplo de un folleto de una tienda que promocionaba hasta un 75 por ciento de ahorro en los colchones, pero una nota reveló que el precio de lista de la cual se calcula el descuento "no podía estar basada en las ventas reales."
Es importante preguntar acerca de los períodos de prueba, las políticas de retorno, y la repoblación y tarifas de la recogida antes de comprar, especialmente en los clubes de almacenes o tiendas online donde no se puede probar a los colchones. Un consejo que nos dan los expertos es el de insistir en una cláusula de no-sustitución en el contrato de compraventa, esta es muy útil si se diera el caso de que el colchón que usted pidió está fuera de stock. Cuando se ha entregado, compruebe si hay manchas y otros daños. Insista en un reemplazo si usted no está satisfecho.

Por algo la etiqueta dice NO quitar la etiqueta, además dicha etiqueta esta cocida al colchón, por lo cual esto lo dificulta aún más. Si la etiqueta no está allí, no compre el colchón, ya que si bien la advertencia está dirigida a los minoristas y fabricantes, y no a los consumidores, la eliminación de la etiqueta puede volver en tu contra si no se puede resolver un problema de garantía con el vendedor y se creara todo un lio, por un simple capricho. Las etiquetas son importantes debido a que contienen información de identificación importante; así tenemos una descripción del relleno (por ejemplo: poliéster, ganso, plumas, o de algodón) y el porcentaje de cada uno, otro dato importante que aparece por ley en la etiqueta es si los materiales son nuevos o usados, además de los detalles sobre resistencia al fuego. Otros requisitos de etiquetado incluyen el país de origen (por ejemplo, "Hecho en los EE.UU. de materiales importados" o "Se hizo en China, se lleno y terminó en los EE.UU."), y el nombre del fabricante, importador, distribuidor o vendedor.

Espero que estos pequeños datos puedan serles de ayuda, los invito a visitar la tienda de colchones en colchonclub.es, en ella pueden encontrar una infinita variedad de colchones como colchones pikolin, colchones bultex o colchones viscoelasticos. Siempre al mejor precio y con la calidad que solo una empresa con tantos años en el mercado puede brindar.