El fracaso y la magia blanca para atraer el dinero

El fracaso es un puerto al que nadie quiere arribar, aunque algunas personas se acercan a él de modo inconsciente, por causas sicológicas a las que no nos vamos a referir y sin embargo, es evidente que así sucede.
Todos cuentan con la esperanza de poder sortear este puerto, pues han tomado un camino que creen los llevará de forma inequívoca hacia el triunfo.

Ya de por sí, han tomado un rumbo equivocado, pues la esperanza no los llevará hacia ningún lugar determinado, el que tiene esperanza poco puede esperar de que se vean cumplidas sus expectativas.

La Magia blanca para el dinero no se basa en la esperanza, aunque sí en la fe. La esperanza es desear tener dinero y la fe es la certeza de que se logrará tenerlo; de las virtudes teologales, la Fe es la que obra en nuestro beneficio, no es un sentimiento pasivo sino un principio activo y arma con la cual llevaremos a buen término la teoría de la Magia blanca para atraer el dinero a nuestra vida.

Todos luchamos de forma instintiva hacia el éxito económico (a excepción de algunos ermitaños que profesan religiones que desdeñan el objeto material). Lo hacemos de forma desesperada, poniendo todas nuestras esperanzas (aunque suene contradictorio) en el resultado, sin tener en cuenta que si en lugar de esperanza tuviéramos fe, todo sería más sencillo.

Por ello si transitamos el camino con un ritual para el dinero, cambiaremos la esperanza por la fe, sortearemos el puerto del fracaso de forma segura y confiada, no cambiando nuestra forma de actuar, sino llevando a la práctica el conocimiento adquirido para que la fe trabaje paralelamente y en la dirección en la que vamos: hacia el puerto de la abundancia, de la prosperidad y del dinero.