¡Paso a Paso!, Semana Mundial de la Lactancia Materna.

Amamantar va mucho más allá de un simple acto de alimentación; mamá come sano y cuida de no enfermarse preparándose para darle lo mejor a su hijo recién nacido, entonces su bebé recibe un alimento hecho a su medida contribuyendo a su crecimiento y desarrollo, aumentando sus defensas que lo protegerán contra enfermedades. Al mismo tiempo mamá está recibiendo beneficios también, porque disminuye el riesgo de padecer cáncer de mama y ovario, anemia, depresión postparto, pero sobre todas las cosas, le proporciona un enorme sentimiento de satisfacción.
Mamá y su bebé comparten momentos muy íntimos a la hora de comer, se establece entonces un vínculo afectivo centrado en el amor y el cuidado y comienzan las primeras conversaciones entre madre e hijo, con miradas, caricias, voces, sonrisas y algún que otro llanto y muchas muchas muecas muy graciosas!. El niño crece con cariño y se desarrolla de forma saludable; la mamá lucirá desde ese día la mejor de las sonrisas, porque le ha dado a su hijo el mejor de los regalos.

Un poco de historia:
Hace veinte años, en un orfanato de Florencia, Italia (Ospedalle digli Innocenti)se llevó a cabo la Cumbre Mundial con el lema: "La lactancia materna en el decenio de 1990: una iniciativa a nivel mundial".
Con la participación de treinta países, en 1990 se firmó La Declaración de Innocenti; en la misma se sentó como meta que "todas las mujeres deberán poder amamantar exclusivamente a sus hijos y que todos los lactantes deberían ser alimentados exclusivamente a pecho desde el nacimiento hasta los seis meses de edad", y a posterior "deberían seguir siendo amamantados, recibiendo al mismo tiempo alimentos complementarios apropiados y en cantidades suficientes hasta los dos años de edad o más"; entre otras.
Del 1º al 07 de Agosto del 2010 se celebra el 20º Aniversario de la Declaración de Innocenti, con el lema: "Paso a paso hacia una atención humana del nacimiento y la lactancia".