Aprender inglés: antes y ahora

Ni enseñar ni aprender inglés es lo que era hace unos pocos años. Tampoco lo es la importancia que se le da a ser capaz de desenvolverse en este idioma, ni cuánto lo necesitamos actualmente comparado con hace unos años.

Si en algún momento nos encontramos con que se nos han cerrado puertas, precisamente por no saber inglés, es fácil comentar cómo durante años lo que hemos aprendido en el colegio no nos ha servido para mucho, o cómo, además del inglés aprendido durante la etapa escolar, hemos tenido que buscar el mejor método para aprender inglés con el objetivo de completar y mejorar los conocimientos que ya habíamos adquirido.

Con el tiempo las cosas cambian, e instituciones dedicadas a la enseñanza de las lenguas y a su promoción y difusión han puesto ya de manifiesto que España es uno de los pocos países europeos en los que se empieza a enseñar lenguas extranjeras a muy temprana edad.

Las mismas instituciones destacan el hecho de la importancia que conceden las empresas a los idiomas a la hora de seleccionar y contratar a sus candidatos; y no solo eso, sino que muchas de las empresas facilitan también la movilidad de sus empleados de cara a la formación en distintos idiomas.

Está claro. Aprender idiomas es importante, lo dicen continuamente tanto las cifras e informes, como las estadísticas de empleo y las de los requisitos para encontrarlo con más facilidad. Solo queda comentar que aprender otro idioma no es solo útil desde el punto de vista laboral, también es enriquecedor y una muestra de inquietud e interés desde el punto de vista personal.