Una comida rapida pero saludable.

Si usted es la típica persona que siempre está ocupada, su día pudo haber comenzado así:

Ocho de la mañana: sale deprisa a una reunión con un hambre atroz y de repente, su salvación: Comida rapida de algun McDonald's. Entonces ordena un panecillo con salchicha y huevo y frituras de papa.

Ahora reflexione sobre el almuerzo. ¿Hamburguesa con papas fritas? ¿tacos y burritos? ¿sándwich y papas? Y la cena: ¿pizza? ¿alitas de pollo? ¿todas las anteriores? Se trata de comidas servidas a toda prisa, baratas y, también, tan nutritivas como manteca frita. Sin embargo, no hay por qué comer así. A diferencia de antaño, muchos menús modernos ofrecen variedades más saludables y adecuadas. Sólo necesita saber dónde comer, qué pedir y qué evitar. Le daremos sugerencias, pero la elección es suya. Coma como un campeón y siéntese como tal. No es tan difícil.

Desayuno
No es mentira, la comida de la mañana es la más importante. Afecta su nivel de energía para el resto del día y, lo mejor de todo, le permitirá aguantar esas juergas letales por las noches.

Quizás la mejor elección sea cereal o avena con leche baja en grasa, que usted puede encontrar en casi cualquier parte del planeta. Juntos, cereal fortificado / avena y leche, proporcionan una gran mezcla de carbohidratos, proteínas y poca grasa, así como una combinación de vitaminas y minerales.

Otras opciones podrían ser un bagel con huevo. Si es posible, ordene claras porque las yemas contienen toda la grasa y colesterol de éste, mientras que la clara es casi pura proteína. Pida que no le pongan mantequilla. O si se puede, ordene una tortilla con vegetales. Trate de evitar tocino, jamón, salchichas, frituras de papa, panecillos, queso crema, mantequilla y salsas.

Evite el café o refresco y ordene jugo de naranja u otros cítricos pues están cargados de vitamina C rica en antioxidantes. La fruta fresca, que se vende en casi todas las tiendas de las gasolineras, es excelente para empezar la jornada.

Almuerzo y cena

Antes que nada, no piense en visitar un buffet, a menos que sea de ensaladas. Existen muchos lugares que ofrecen opciones sanas y rápidas. El problema podría ser decidir dónde comer. Sin embargo, la tienda de sándwich y tortas es un ganador seguro.

Ordene comida ligera como pavo, pollo, res magra o jamón; aléjese de las carnes italianas llenas de grasa y los complementos de ensalada como atún, huevo o pollo, que usualmente nadan en mayonesa. También tenga cuidado con el queso, sal y aceite; en vez de ello, ponga mostaza, pimienta, vinagre y vegetales. Como guarnición, si se requiere, opte por pretzels o papas horneadas.

En un restaurante de hamburguesas, evite la carne roja y ordene pollo. Pero asegúrese de que esté asado y no frito. Olvídese del aderezo de mostaza y miel. Las papas horneadas son una opción mucho más sana que las fritas o los aros de cebolla. Casi todas las grandes cadenas también ofrecen ensaladas pequeñas de entrada. Use aderezo bajo en calorías. La pizza también puede adecuada desgrasando el queso con una servilleta y ordenándola vegetariana.

Una opción generalmente subestimada es la comida china. En la actualidad, existen restaurantes exprés dondequiera cuya comida frecuentemente está llena de grasa, calorías y sodio, a menos que desee lo contrario. Pero si se pide, casi cualquier elemento puede ser cocinado con poco o nada de aceite, MSG y almidón de maíz. Las especias deberían bastar para darle sabor a esta comida.

En cuanto a las bebidas, el agua es la opción obvia. Ofrece interminables beneficios: limpia el cuerpo y refuerza el funcionamiento de los órganos. Además, beber agua fría ayuda a quemar calorías mientras su cuerpo trata de calentarse. Si realmente necesita un toque de cafeína, siempre elija refresco de dieta en vez del regular´, que está cargado de calorías y azúcar.