No quieras cambiar al mundo

Si naciste en una familia vegetariana, lo más seguro es que, a menos que hayas decidido algo diferente siendo mayor, creciste siendo vegetariano y tienes una gran ventaja, nunca probaste el sabor de la carne. Quizá hasta encuentres algo curioso que el resto de las personas necesite la carne para sentir que comieron una comida completa. Pero, ¿qué hay del resto de nosotros? ¿Los que si la probamos, los que conocimos su sabor? ¿Los que crecimos con la convicción de que la carne y los productos animales en general son la base para una buena nutrición? Aunque suene raro, entre nosotros hay dos tipos de personas: los que adoran la carne y a los que no les gusta. Porque créeme, sí hay personas que no gustan del sabor de la carne, yo, personalmente conozco a una, así que él no tiene mayor problema en decir que no come carne porque no le gusta. Yo no me cuento en ese grupo, a mí si me gustaba el sabor. Pero eso no me detuvo para probar ser vegetariana, lo cual termino encantándome. Las buenas noticias son, por supuesto que puedes ser vegetariano y adorar este estilo de vida. Y lo mejor es que no se necesita fuerza de voluntad para continuar con él. Hoy me preguntaba: ¿extraño comer carne? ¿Recuerdo su sabor? 4 años después de haberme vuelto vegetariana puedo decir, con plena seguridad que si no la extrañaba a la semana de haberme vuelto vegetariana, menos ahora. Ahora que si me preguntan ¿si he visto un cambio en mi salud y mi vida por haberme hecho vegetariana? ¿Si valió la pena? Totalmente.

Hacer este cambio no se trata de tomar fuerza de voluntad para poder lograrlo, siempre y cuando tengas tus motivos bien establecidos, siempre y cuando sepas porque quieres ser vegetariano. ¿Es por lograr una mejor salud? ¿Es por protestar contra el maltrato de los animales de consumo? ¿Quizá lo único que quieres hacer es disminuir tu consumo de productos animales? Todos somos diferentes, y quizá no todas las personas puedan hacer un cambio de la noche a la mañana, lo que a mí me tomo un día a otra persona puede tomarle una semana, todo es un proceso, así que, si piensas que no puedes hacerte vegetariano, ¿significa eso que no puedes intentarlo solo para ver cómo sería? Muchas personas con las que platico me dicen que ellos nunca podrían hacer un cambio así, pero yo lo único que escucho es que ni siquiera lo intentarían, yo creo que tiene mucho que ver el hecho de que muchas personas sienten que la presión social será muy grande y no podrán aguantar, otras tienen miedo de empezar y no poder continuar, otros no quieren ni siquiera probar, ¿por qué? No lo sé.
Yo creo que esta vida nos presenta muchas oportunidades de descubrir cosas nuevas, nuevos sabores, nuevas costumbres, nuevas ideologías. Realmente pienso que la variedad hace la vida muy interesante, así que, esa puede ser una de las razones por las que disfruto tanto siendo vegetariana. Se acabo la época de picadillo el lunes, pescado empanizado el martes, sopa de pollo el miércoles, hamburguesas el jueves, pollo a la parrilla el viernes, recalentado el sábado y pizza el domingo, y volvemos a empezar. Si eres una persona como yo, a la que le aburre hacer siempre lo mismo, comer siempre lo mismo y ser siempre igual, te garantizo que la variedad que te presenta una dieta vegetariana es tan extensa, deliciosa, saludable, que no querrás probar nada más. Vivir así es divertido, ver tantos colores en tu cocina y tu comida te inspira a crear cosas nuevas; sentirte y saberte sano es lo máximo, así sí puedes disfrutar de la buena vida. Hoy que veo hacia atrás me pregunto ¿cómo no lo hice antes? Pero hoy se que todo llega a su tiempo. ¿Crees que ahora sea tu tiempo?

Por supuesto que no estoy tratando de presionar a nadie a cambiar, mi intención va hacia las personas que están en duda, como lo estuve yo hace unos años, para que sepan que es posible y que no se están equivocando, que se puede siempre tratar de buscar algo más. Porque esas personas quizá están en una situación de enfermedad y se están dando cuenta de que lo que están haciendo no les está funcionando. ¿Me gustaría que muchas personas cambiaran su alimentación para buscar una mejor salud? Por supuesto, pero no es mí deber presionarlos ni convencerlos, porque entonces estaría contribuyendo a que las personas que comen carne digan (con justa razón) que los vegetarianos queremos hacer a todo el mundo vegetariano. Si eres ya vegetariano, disfrútalo, y por ningún motivo te enojes porque tu círculo familiar o de amigos no siguió tus pasos, y no los juzgues, porque entonces ellos (con justa razón) te pueden preguntar ¿donde quedo tu compasión, donde quedo tu tolerancia?
Disfruta haciendo lo que haces, nunca te presiones ni pierdas tu vivacidad, no te conviertas en un vegetariano gris, no veas este estilo de vida como un sacrificio, porque no lo es, es una elección, si no eres feliz de haberla tomado, entonces, ¿cual es el punto?