Control de Peso y las Dietas de Resistencia a la Insulina

El estilo de vida de la raza humana ha evolucionado, es verdad que hoy se dispone de muchos artículos que favorecen a nuestro bienestar y que antes no existían, pero no todo lo que evoluciona es bueno, ya que con esta evolución el ritmo de vida que se lleva no favorece para cuidar a nuestro cuerpo, es mas hay enfermedades muy perjudiciales para la salud que solo sufrían las personas en la vejez y hoy padecen las personas jóvenes, la hipertensión (presión arterial alta) y la diabetes (mayor cantidad de azúcar en sangre) entre los jóvenes estás enfermedades están aumentando a un ritmo realmente alarmante y la razón principal de todos estos problemas es el estilo de vida agitado y los malos hábitos alimenticios.

En tal situación la dieta de resistencia a la insulina se utiliza como un protector para la vida.

El objetivo principal de la insulina en el cuerpo humano es la de metabolizar el alimento que ingerimos permitiendo de esta manera poder utilizar toda la energía que se crea por medio del proceso digestivo.

El síndrome de insulina es un trastorno en el que no lleva a cabo la función que se espera correctamente. Esto conduce a un aumento de los niveles de azúcar en la sangre y puede causar consecuencias fatales si no se manejan bien.

De ahí que la dieta de resistencia a la insulina juega un papel vital en la regulación de los niveles de azúcar en la sangre y evita de esta forma que exista un aumento repentino de los niveles.

La dieta de resistencia a la insulina se compone de una baja cantidad de hidratos de carbono, una cantidad moderada en proteínas y la cantidad y tipo de grasa en la dieta tendrá mucho que ver con el control y mantención de los niveles de azúcar.

Este es un medio muy eficaz y natural para las personas que sufren de diabetes y es fácil de seguir. Este concepto se basa en lo que nuestros ancestros manejaban a la hora de alimentarse.

Esta dieta, como tal, facilita una ingesta equilibrada de alimentos y también puede ser muy beneficioso para la gente ansiosa por perder esos kilos de más. Puede tomar de 2 a 3 meses para restablecer la sensibilidad a la insulina normal, pero la efectividad puede variar de persona a persona, ademas el ser obeso puede retrasar el proceso para alcanzar la estabilidad en los niveles.

Las personas que siguen la dieta resistencia a la insulina debe saber que esta es un alcalinizante natural a diferencia de la dieta normal acidificantes consumida por las masas.

Una vez que esta dieta es seguida adecuadamente la persona no siente hambre hasta que llega el momento de su siguiente comida. Los principales alimentos que son problemáticos y tenemos la necesidad de evitar son los carbohidratos con almidón y refinado.

Estos se encuentran en alimentos como las papas, dulces y azúcares simples, pan blanco y las pastas, productos de granos enteros como tortillas, galletas, arroz, etc Todos los carbohidratos no son malos, pero tienen que ser consumidos junto con las proteínas suficientes durante las comidas. Las frutas se pueden comer con moderación.

Los alimentos que son ricos en proteínas también tiene que ser elegido de acuerdo con el metabolismo de un individuo. Hay muchas que son alérgicas a los productos lácteos y aves de corral.

Las carnes magras y pescados salvajes son mejores opciones, ya que son ricos en Omega-3 que estimulan el flujo sanguíneo y es muy beneficioso en la prevención de enfermedades mortales como accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos, artritis y problemas de alta presión. El consumo de frutos secos como las nueces y las almendras es saludable.

La dieta de resistencia a la insulina no está de acuerdo con una dieta baja en grasa y por lo tanto, aconseja el consumo de aceites saludables como el de oliva, canola, coco y palma. El aceite de linaza también es muy bueno y alto contenido de Omega-3. Ademas como siempre lo básico es beber mucha agua.

Esta dieta de resistencia a la insulina se está convirtiendo en un favorito entre las personas que quieren perder peso ya que no limita la ingesta de grasas y carbohidratos por completo a diferencia de otras dietas para bajar de peso. Esto hace que sea fácil de seguir y no abandonar. Esta dieta cuando se persigue con la firme determinación y una buena rutina de ejercicios se producen los resultados deseados. Las personas que sufren de diabetes sin embargo deben seguir vigilando los valores regularmente para evitar de esta forma cualquier problema.