Frutas siempre frescas

Frutillas: lávelas bien, quíteles el cabito, desparrámelas sobre una fuente y llévelas a freezer. Una vez que estén congeladas, colóquelas dentro de bolsas de plástico. También se pueden guardar cocidas en almíbar o impregnadas en azúcar. Duran un año.

Cerezas: puede congelarlas con el carozo o sin el carozo, pero espolvoreadas con azúcar o ácido ascórbico, o cocidas en almíbar. Se mantienen durante un año.

Damascos, duraznos y ciruelas: puede conservarlos enteros o descarozados; congelarlos crudos o blanqueados. También cortarlos al medio, encimarlos y espolvorearlos con azúcar y ácido ascórbico, o bien, con un poco de jugo de limón. Duran un año en perfecto estado.

Ananá: pélelo, quitele el centro, córtelo en porciones y espolvoréelo con azúcar. Crudo o blanqueado, dura de tres a cuatro meses.

Melón: córtelo en trozos, rocíelo con un poco de jugo de limón o espolvoréelo con ácido ascórbico. Dura hasta seis meses en el freezer.